Torrox rescata el tradicional empedrado para poner en valor su casco histórico

298
La calle Salvador Muñoz, una de las arterias del corazón de Torrox, recuperará su estado antiguo con picanto y piedras de colores.
  • En su firme apuesta por el mantenimiento y rehabilitación del casco histórico de Torrox, el Ayuntamiento ha comenzado la reforma de la calle Salvador Muñoz, a la que regresará el tradicional empedrado ornamental.

    El alcalde de Torrox, Óscar Medina, ha visitado las obras, presupuestadas en unos 30.000 euros, junto al concejal responsable del Casco Histórico, José Manuel Fernández, y la edil Ana Pérez, a quien el propio regidor ha señalado como “la precursora de que una calle tan estratégica como esta recupere el estado de las antiguas calles del casco histórico de Torrox”.

    “Queremos revitalizar nuestro casco histórico y hacerlo el centro cultural de nuestro municipio”, destacaba el alcalde, recordando entre otras actuaciones el embellecimiento de la Plaza de la Constitución con los llamativos paraguas de colores y a los que se ha sumado el mural de la carretera nueva, los trencadis de colores o la Fuente de La Almedina. O cómo, dando un salto de calidad con la reforma del Mercado Municipal, han sido capaces de combinar tradición con modernidad, recuperando en este caso el zócalo de piedra del mercado original que se encontraba oculto tras anteriores reformas.

  • Y ahora darán continuidad visual con el picanto que cubrirá esta vía que conecta con la calle que siempre ha sido “la más comercial y la más importante”, como es calle Baja donde además en breve, tal y como indicaba Medina, abrirá sus puertas el Museo que albergará toda la historia de Torrox, en la antigua casa de la Aduana.

    Medina señalaba que se trata de unos “trabajos de embellecimiento para dotar de un mayor interés turístico al casco histórico que contribuyen a que Torrox sea considerado como uno de los pueblos más bonitos precisamente por conservar sus orígenes” que se suman al cuidado diario de encalamiento de calles y repintado de forja de las barandillas.

    Todo esto viene a sumarse al arreglo de las calles de manera integral y funcional, con renovación de saneamiento o nuevo trazado de red de abastecimiento, como ya se ha hecho en las calles Torrero, Cebadillas Baja o Matadero.

    Por su parte la concejala Ana Pérez, implicada desde hace muchos años con el casco histórico, señalaba que propuso retirar el asfalto de esta calle para recuperar en parte la antigua fisonomía del caso histórico.

    Un bonito diseño de empedrado ornamental, con el centro de filigranas en piedras de colores flanqueadas por adoquines  que, tal y como señala Pérez, se trata una idea que pretenden hacer extensiva a otras calles porque está convencida de que será del gusto de vecinos y visitantes.

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre