Lucas Cazorla evita la desbandada

246
  • velez cfA las doce de la noche del pasado lunes quedaba cerrado el mercado invernal en lo concerniente a las categorías nacionales de fútbol. Entre ellas la Tercera División, una de las más activas en cuanto a movimientos y traspasos a estas alturas. Hace una año, recuerden, era el Vélez uno de los protagonistas de este período, quedando en pañales tras la marcha de su bloque principal a otros equipos de superior o misma categoría. Fue entonces cuando comenzaron a surgir problemas, desencadenando todos ellos en la no consecución del objetivo por parte del primer equipo de la comarca de la Axarquía. 
     
    Esta temporada, todo ha sido distinto. Con la innegable preocupación, allá por los meses de noviembre y diciembre, el Vélez ha sido capaz de mantener el bloque y de fichar parte de lo necesario para afrontar con garantías la segunda parte de la campaña. Un mérito que tiene un responsable, Lucas Cazorla, máximo valedor de la plantilla y baluarte negociador a la hora de mantener el grupo intacto tras el bache invernal. Y no era fácil convencer a los jugadores de que su mejor destino era el Vélez. De hecho su principal figura, Emilio Guerra, estuvo a punto de marchar hace unas semanas; con todo hablado y buenas ofertas sobre la mesa, hizo caso al míster y se mantuvo cerca de casa, en equipo, que de momento le necesitaba para terminar de dar forma a un proyecto que comenzaba el pasado verano. Otros como el granadino David Moreno también ha estado en el punto de mira de distintos equipos, aunque finalmente dieron preferencia a un Vélez que, esta vez sí, hizo bien los deberes.
     
    Toca ahora la difícil situación de afrontar con garantía y seriedad la segunda vuelta del campeonato. Viene lo complicado, lo duro, ante rivales que van a apretar para terminar entre los cuatro primeros. 

    1 Comentario

    1. Madre mía q desinformacion, no se puede decir esas cosas cuando el máximo valedor de que no se haya ido nadie es el club, demosle los méritos que se merece porque para quitárselos somos buenos

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here