El Real Oviedo presenta a Luismi en un clima de ilusión y optimismo

531
  • Verdaderamente el Real Oviedo necesita de una situación que devuelva la chispa como el codigo promocional botemania y las ganas de ganar al equipo, y que además transmita algo de ilusión a una afición que está siendo bastante maltratada esta temporada. El equipo se encuentra décimo noveno y con tan solo 24 puntos en 24 partidos disputados hasta el momento.

    Por este motivo, el conjunto asturiano de la mano de su presidente Jorge Menéndez y de su director deportivo Francesc Arnau se congratuló en presentar al centrocampista Luismi, procedente del Real Valladolid y que con sus 27 años llega cedido al Oviedo con las ganas y la ilusión de mejorar el juego del equipo.

    El Carlos Tartiere tiene que ser un fortín

  • Así lo pedía el propio Luismi en rueda de prensa, ya que es buen sabedor de que esta situación no la levantarán solos los jugadores, sino que necesitan la ayuda de toda la afición del Tartiere para que de aquí al final de temporada muchas veces se puedan quedar los tres puntos en casa.

    De todas formas el centrocampista ya felicitó a la afición por la forma en que se hace notar y por «cómo aprietan durante el partido», ya que para Luismi es muy distinto el jugar aquí como visitante, cuando lo hizo con el Valladolid alguna vez anteriormente, a estar dentro como local y sentir el calor del público tratando de alentarte en cada jugada.

    Un estilo que gusta a la afición

    Luismi es un jugador polivalente, enérgico y fuerte. Con su metro ochenta y sus más de 75 kilos, está capacitado para jugar en varias posiciones del medio campo y tiene un estilo que no pasó desapercibido a la afición en algunas de sus primeras intervenciones. De hecho ya comenzaron los cánticos a su favor fruto de un par de jugadas en las que el jugador jerezano fue al suelo para cortar algunas acciones del rival.

    Javi Rozada y las primeras indicaciones

    Adaptarse al nuevo club y al nuevo sistema de juego siempre es lo más complicado para todos los jugadores, especialmente cuando se está en posiciones tan clave como las del centro del campo, por lo que la pregunta para Luismi sobre lo que le pedía su entrenador Javi Rozada era obligada. «Equilibrio y fuerza en el centro del campo» es lo que el míster pide al recién llegado y en ello se está trabajando.

    Ahora solo falta que el balón entre

    El jugador jerezano ha dado las gracias tanto al Oviedo como al Valladolid por hacer posible su fichaje, ya que después de haber pasado un año en blanco, está muy contento del interés del club asturiano en él para este proyecto. Luismi destaca que los jugadores hacen todo lo que está en su mano por ganar y que no les faltan «compromiso, actitud y ganas«, por lo que en su opinión lo único que resta ahora es que el balón empiece a entrar.

    Tanto él como el resto de sus compañeros tendrán que trabajar a fondo para sacar al Real Oviedo de los puestos en los que se encuentra.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre