La Policía Nacional detiene a dos personas por delitos de acoso u hostigamiento a sus exparejas

349
  • Agentes de la Policía Nacional, en el trascurso de dos investigaciones llevadas a cabo en Málaga en los últimos días, han detenido a dos personas –un hombre y a una mujer- como presuntos responsables cada uno cada uno de un delito de acoso u hostigamiento.

    El origen de las dos investigaciones tuvo lugar a raíz de las denuncias presentadas ante la Policía Nacional por parte de dos ciudadanos que manifestaban que estaban siendo acosadas por parte de sus exparejas.

    Conductas que coartaban gravemente la libertad de las víctimas y alteran  gravemente sus vidas cotidianas.

  • Primer caso: exmarido acosador

    Según las pesquisas, en este caso, la denunciante y el denunciado habían sido matrimonio durante 20 años. Tras la ruptura, el hombre adoptó una actitud obsesiva intentando recuperar a la víctima a través de mensajes insistentes y llamadas constantes, tratando, además, de buscar cercanía física con ella de forma insistente.

    El hombre se llegó a presentar en el puesto de trabajo de la denunciante. Allí la injurió delante de sus jefes. En vista de que su pretensión no fue atendida y al saber que su ex-mujer lo había bloqueado tanto en relación a las llamadas como en la aplicación de mensajería instantánea, dio de baja el teléfono móvil de la víctima. Posteriormente, aprovechó que se había quedado con una tarjeta Multisim asociada al número de usuario de la víctima, para enviar dos mensajes de Whatsapp al jefe de la víctima  haciéndose pasar por ella con la sola intención de desacreditarla y forzar su despido laboral. Por último, volvió a buscar a la mujer insultándola y amenazándola de muerte.  

    Una vez comprobados los hechos, los agentes localizaron y detuvieron al hombre como presunto responsable de un delito de acoso u hostigamiento.

    Caso segundo:

    En este caso, el denunciante interpuso una denuncia contra una mujer, con la que años atrás mantuvo una relación extramatrimonial años atrás. La mujer volvió a contactar con el denunciante con la excusa de pedirle ayuda económica. Así, desde ese contacto, la mujer comenzó a acosar a través de  multitud de mensajes de Whatsapp y de llamadas de teléfono a la víctima. Además, en numerosas ocasiones se personó en su lugar de trabajo.

    El perjudicado, para evitar que la situación continuara, llegó a bloquear a la acosadora en su teléfono móvil e incluso cambió de número de usuario.

    La mujer fue identificada y detenida como presunta responsable de un delito de acoso u hostigamiento.

    Las diligencias practicadas han sido remitidas a la autoridad judicial competente que en el primero de los casos ha dictado una orden de protección a favor de la víctima.

    El delito de acoso u hostigamiento fue introducido en el Código Penal el pasado mes de junio 2015, para dar cobertura a conductas insistentes, incluso persecutoriasque se suelen dar entre exparejas. El no aceptar un “no” por respuesta e insistir en retomar la relación –ya sea a través del teléfono o buscando la cercanía física- puede suponer la comisión de una infracción penal, que puede venir acompañada de una medida de alejamiento. La libertad es un derecho fundamental, hay que respetarlo.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here