La Conferencia Episcopal Española llama a suprimir las procesiones de Semana Santa en toda España por el coronavirus

823
  • La Conferencia Episcopal Española ha emitido unas orientaciones ante la propagación del coronavirus en las que afirma que las procesiones de “este tiempo” han de suprimirse. Aunque en la nota no se especifica si se refiere a las de Semana Santa, algunos obispos, como los de Valladolid, Alicante, Mérida-Badajoz, Mallorca y Ceuta, se han adelantado a las recomendaciones de la CEE y han suprimido precisamente estos desfiles que acompañan a las celebraciones de la Semana Santa.

    “Esta situación (la crisis del coronavirus) nos convoca a una creatividad pastoral para ayudarnos unos a otros a vivir la Cuaresma y la Semana Santa de una manera nueva. Los pastores somos especialmente convocados a una nueva entrega y creatividad en la manera de acompañar al Pueblo de Dios”, añade en otro momento de las consideraciones que, según precisa, pueden ser modificadas en función de la evolución de la situación y las indicaciones de las adminsitraciones.

    Así, señala que en este itinerario cuaresmal, “carente de algunos signos litúrgicos comunitarios y de las expresiones de la devoción popular en la calle”, están llamados a un camino aún más arraigado en lo que sostiene la vida espiritual: “la oración, el ayuno y la caridad”. “Que los esfuerzos realizados para contener la propagación del coronavirus se acompañen del compromiso de cada fiel para el bien mayor: el cuidado de la vida, la derrota del miedo, el triunfo de la esperanza”, añaden.

  • Por otro lado, precisan que las medidas presentes y futuras obligan a mantener distancias y pide cultivar la cercanía de la oración, es especial por los que padecen la enfermedad, sus familiares y amigos, por el personal sanitario, así como por quienes trabajan por la contención en la propagación del virus. Igualmente, consideran que los templos pueden permanecer abiertos para la oración personal e invocar al Señor los dones de la sabiduría y fortaleza para vivir este momento.

    En todo caso, recuerda que los obispos pueden dispensar a los fieles de la Eucaristía del domingo y animan a que, mientras dure la situación de emergencia, se siga la celebración de la misa en familia por los medios de comunicación.

    “Durante este tiempo cada Obispo puede dispensar del precepto dominical a quienes no participen presencialmente en la Eucaristía por estos motivos”, señala en el documento en el que apunta que las celebraciones habituales de la Eucaristía pueden mantenerse con la sola presencia del sacerdote y un posible pequeño grupo convocado por el celebrante. Algunos obispos españoles, como el de Madrid o el de Córdoba, ya han decidido hacer esta dispensa.

    Además, la CEE recuerda que debido a su vulnerabilidad, es aconsejable que las personas con enfermedades crónicas, ancianas, debilitadas o con riesgo potencial, y quienes conviven con ellas, se abstengan de acudir a la celebración de la Eucaristía. “A todos se nos está recomendando salir de casa lo menos posible”, recalcan.

    En caso de celebraciones abiertas al pueblo recomiendan evitar la concentración de personas. Igualmente, subraya que se deben suspender las catequesis presenciales pero animando a continuar la catequesis en familia, para lo cual las parroquias han de ofrecer orientaciones y recursos. También se suspenden las charlas, encuentros formativos, actos de devoción, conciertos, conferencias o eventos de carácter similar en templos y dependencias diocesanas.

    Con respecto a la celebración de funerales y exequias, se recomienda que participen únicamente los familiares y personas más allegadas posponiéndose en la medida de lo posible las demás celebraciones.

    Por otro lado, apunta que, de manera extraordinaria, se recomienda recibir la comunión en la mano. Igualmente, aconseja que los celebrantes y quienes distribuyen la comunión y preparan los objetos litúrgicos deben extremar el cuidado en la desinfección de las manos. Junto con ello, debe de omitirse el rito de la paz o expresarse en un gesto que evite el contacto físico.

    En cuanto al sacramento del perdón, sugiere que podría celebrarse en espacios o ámbitos que aseguren la intimidad y la distancia de seguridad recomendada por las autoridades sanitarias. “Los presbíteros estamos llamados a ofrecer medios para preparar la celebración en casa, tiempo y espacios adecuados para ofrecer la Misericordia a quien la solicite en este singular tiempo cuaresmal”, recuerda.

    “La emergencia sanitaria que estamos sufriendo con el coronavirus Covid-19, pone en primer plano la preocupación máxima por la gravedad de la situación creada en todos los lugares y actividades, que sigue experimentando un crecimiento exponencial”, señalan.

    Junto a esta “razonable preocupación”, indican estas medidas “necesarias”, algunas de carácter “extraordinario”, siguiendo los consejos y las decisiones que desde el Gobierno, el ministerio de Sanidad y las comunidades autonómicas se están indicando.

    De este modo, como cristianos, apelan tanto a la responsabilidad ciudadana como a la solidaridad fraterna hacia los afectados y llaman a esa solidaridad en el cuidado a las personas más débiles y necesitadas de ayuda, enfermos mayores y solos, pero también ante las consecuencias económicas y sociales.

    Los obispos recalcan también que hay que realizar esfuerzos y renuncias aunque resulten “dolorosas”. “Especialmente los jóvenes están llamados a colaborar y dar testimonio de fraternidad”, añaden haciendo un llamamiento a seguir las indicaciones de los responsables de la salud para evitar el avance acelerado de la enfermedad con las medidas higiénicas y evitando contactos que faciliten el contagio.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here