El Vélez, contundente ante el Malagueño (2-0)

364
  • velez-malagueno
    En una falta de concentración donde llegó el primer gol del Vélez. Foto: Juan Morales.

    El Vélez Club de Fútbol cumplió ante el Atlético Malagueño. Lo anunciaba Loren Morón el martes: «Vamos a ganar». Así fue. Además, cumplió la máxima de que a entrenador nuevo la victoria es segura. ¡Hasta la afición disfrutó de los suyos! Y es que hacía mucho que el Vélez no se mostraba tan superior a un rival. Mucho más si este es de la talla del filial del Málaga, que todavía no había perdido en lo que llevamos de temporada.

    Así las cosas, la mañana apuntaba maneras en el estadio Vivar Téllez. Con poco ambiente de inicio, la ocasión parecía la de otras veces, pero algo había distinto. La visita del Málaga se fue notando con el paso de los minutos y la afición, que terminó rendida a su equipo, incluso cantó al técnico, algo nunca visto en el feudo veleño.
    El partido
    El pitido del colegiado hacía rodar la pelota y desde ese momento el Vélez no paró de correr. Loren Morón, al que se le veía muy a gusto en la banda, no paró de hablar, gritar e imprimir carácter a los suyos, siendo todo un espectáculo sus continuos gritos, chiflidos y momentos de desesperación, porque el nuevo técnico del Vélez sólo le faltó saltar al césped y rematar.
    Eso hizo al equipo local estar metido en el partido desde el principio. La presión, que fue brutal durante toda la primera mitad, tenía desconcertado al plantel malaguista. Muy pobre sin Ontiveros e inseguro en la zaga sin Luis Muñoz, Manel Ruano veía que las cosas iban a ser distintas a la de otros encuentros. Y es que el Vélez tenía el orden, la presión y el juego, todo a su favor.
    Fue precisamente en una falta de concentración donde llegó el primer gol del Vélez. Había pasado un cuarto de hora de juego y un mal entendimiento entre un zaguero malaguista y el meta Aarón terminó con el balón en las botas de Ballesteros, que sólo tuvo que empujarla al fondo de la red. No lo celebró debido a sus once años en la disciplina del Málaga, gesto que avala el respeto hacia este deporte que tiene el jugador. Era el uno a cero, pero era además el primer toque de atención de un Vélez que no era el de otras jornadas, que se veía hambriento y que fue a por más.
    loren-velez-malagueno
    Lore , al que se le veía muy a gusto en la banda, no paró de gritar a la plantilla. Un momento de la primera parte. En la segunda parte se puso chándal. Foto: Juan Morales.

    El Atlético Malagueño, que no terminaba de entrar en el encuentro, buscaba el gol en ocasiones a la contra, balones parados y recursos atípicos para un equipo que busca estar arriba. La disposición de los de Ruano sembraba muchas dudas y las bajas, que han sido decisivas, dieron alas a un Vélez que fue mucho mejor que su rival. Eso no quita que las ocasiones no le llegaran a los malaguistas, pero la zaga veleña, intratable, y un Manolo Reina que va para récord, acababan con cualquier opción de los visitantes.

    La presión veleña no disminuía, tampoco dejaba de animar desde la banda Loren, siempre pendiente de los suyos y llevando en el ’36 en volandas a Ballesteros para hacer el mejor gol de lo que llevamos de campaña en el Vivar Tellez. El futbolista se fue de todos, buscó el hueco y cuando tuvo la ocasión desde la frontal la empaló hacia el poste, que metió a la red el segundo y definitivo tanto del partido. Golazo de Miguel Ballesteros que hizo saltar de alegría al respetable, poco acostumbrado a estos goles y que el equipo por fin logró meterse en el bolsillo y sellar una paz que ha estado alterada muchos meses.
    Con la ventaja llegamos al descanso, muy buscado por todos y que dio esperanzas a un Manel Ruano que necesitaba cambiar el orden de los suyos si quería marchar con algo en la saca malaguista al término de los noventa minutos. Difícil empresa.
    Segunda parte
    Con la infinidad de recursos que puede tener un equipo como el Atlético Malagueño, se esperaba reacción en el Vivar Téllez para una segunda mitad que se presumía dura, con el cansanció haciendo mella y con un Vélez que podía relajarse tras el esfuerzo del inicio. Pero nada más lejos de la realidad.
    velez-malagueno2
    El Vélez estuvo metido en el partido desde el principio dejando desconcertado al plantel malaguista. Foto: Juan Morales.

    El Vélez no bajó de marcha, aunque si dio un pequeño paso atrás, pasando la batuta a los visitantes y dejándoles algo de bola mientras tomaban el respiro ganado en la primera mitad. Pero una y otra vez el Málaga se topaba con un juego tosco, falto de ideas y abundante en faltas, que no acertaba a rematar más allá de Manolo Reina, que fue un salvavidas en la meta veleña.

  • También la tuvo el Vélez, que gozó de varias ocasiones claras para hacer el tres a cero, aunque el marcador ya no se movería y los puntos, muy necesitados, quedarían en casa. Victoria y primer objetivo cumplido. El pitido final, tras los cinco añadidos por Juan Carlos Valero, dio paso a los aplusos y de nuevo a un mal gesto de Ruano, que marchó del Vivar Téllez sin atender a los medios y demostrando que todavía tiene mucho que aprender en este mundo del balompié.
    El Vélez, que volverá al trabajo este mismo lunes, disfruta de la victoria y no quita ojo al encuentro del próximo fin de semana que le medirá al Loja Club Deportivo.
    Ficha técnica del partido
    Vélez Club de Fútbol: Reina, Damián, Francis, Nacho, Kiki, Arturo, Saam (Pulga 63′), Dani González, Emilio Guerra, Jorge Barba (Chumilla 80′) y Miguel Ballesteros (Jesús Díaz 88′).
    Málaga Club de Futbol: Aarón, Álex Robles (José Carlos 46′), Javi Jiménez, Kike Pina, Javi Mérida, Arturo, Mula, Luismi, David Muñoz (Zelu 56′), Kuki Zalazar y Santi (Alfred 62′)
    Goles: 1-0, Miguel Ballesteros (16′); 2-0, Miguel Ballesteros (36′).
    Árbitro: Valero Barrales, Juan Carlos (Colegio). Amonestó por los locales a Reina, Dani González y Francis. POr los visitantes a Mula, Arturo y Aarón.
    Incidencias: Unos 350 espectadores.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here