Otro acierto

- Publicidad -
  • Ayer, nuestros amigos nos pedían encarecidamente que nos dedicáramos a hacer quinielas de las de verdad o euromillones, bonolotos o cualquier juego de azar, y que desde luego lo publicáramos antes del sorteo. Seguro que nos haríamos todos mucho más millonarios de lo que ya somos. Hemos clavado la candidatura del PP. Pero vamos, clavadita. Eso explica el rebote que tenía Delgado Bonilla cuando vio el pasado domingo por la noche nuestra edición digital, y se encontró con su lista del 1 hasta el 5 clavadita. Con los tres hombres al frente de la candidatura, con Conchi Labao de primera dama y con la enigmática y desconocida Aurora de número 5. Con razón todos ustedes nos leen a diario, porque saben que este periódico informa con absoluta certeza. Es más, dábamos hasta alguna puntada de algo que tenemos que reconocer no nos atrevíamos a creernos, como es el que Patricia Cid se quedara sin ir en la candidatura. A Miguel Claros ni lo citamos, porque intuíamos que también iba a quedar fuera. La verdad es que las novedades de las listas están en las ausencias, mucho más que en las presencias. Después de tanto como se ha hablado y se ha alardeado, hay que reconocer que la lista ha decepcionado un poquitín, pero claro, esto no es nada más que una apreciación y el tiempo dirá si es acertada o no, en función del trabajo que puedan realizar. Patri Cid, nuestra ‘supermegapija’, es una tía joven, preparada, que tiene muy buena imagen y estamos seguros que esto se lo habrá tomado como un alto en el camino, en el largo camino que aún le queda por delante en política. Miguel Claros es un buenazo por encima de todo, y es también otra sensible ausencia. Les deseamos lo mejor, y esperamos que pronto, cuatro años no es nada, los veamos también por el Ayuntamiento.
    Ayer se presentaba la candidatura con una mezcla de euforia y de amargura. Amargura porque algunos de ellos, como Inmaculada Matamoros (que ya saben ustedes que no mata a nadie y menos a un moro) sentía una cierta tristeza por los que se van. La euforia la ponían algunos nuevos, como es el caso de Tomás García, que aunque va en puestos de difícil salida ya pedía la planta de arriba para los despachos que dice que van a tener. Como a todos, mucha suerte.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.