El mundo es un pañuelo

32
- Publicidad -
  • Como habrán leído ustedes en la parte seria de este Diario, la alcaldesa veleña, nuestra ‘Diva’ María Salomé Arroyo, se desplazó en el día de ayer a Sevilla para tratar asuntos relacionados con el Palacio de Congreso de Vélez. Salomé no pierde puntá y hace unos días estuvo en Nerja con el consejero de Turismo, Luciano Alonso, para la entrega de las banderas azules a las playas andaluzas y allí aprovechó para recordarle que lo del Palacio de Congreso había que sacarlo adelante lo más rapidito posible. La sintonía entre Luciano Alonso y Salomé es total, ya leyeron en el Diario que el consejero en su discurso habló de la “especial debilidad y predilección” que tiene por nuestra alcaldesa. Pues bien, una vez terminado la reunión oficial de ayer en Sevilla, nuestra alcaldesa y sus dos acompañantes iniciaron la vuelta hacia Vélez. Como habían desayunado poquito y tenían hambruna, pararon a comer en Rio Blanco que es donde casi todo el mundo para. Allí surgió la anécdota del día. ¿Con quién creen ustedes que se encontró la alcaldesa? Pues ni más ni menos que… ¡con Delgado Bonilla! Bonilla, que estaba allí comiendo, acompañado por Antonio Garrido Moraga, se quiso hacer un poquito el loco, pero Mari Salomé no lo dudó y lo saludó muy efusivamente. Damos fe de que no se tiraron los albondigones a la cabeza ni que Salomé tuviera que decir aquello de “Señor Delgado vaya terminando”. Paco Delgado habló, eso sí, en su mesa todo cuanto quiso. Pero un misterio envolvía el encuentro. Al menos, para nosotros. ¿Quién iba con la alcaldesa? ¡Pues Barranquero y Antonio Beltrán! Al principio nos dijeron que eran Victor (‘Zipi’) y Carlos (‘Zape’) pero estos están en Tenerife en un todo incluido que les ha salido muy baratito y que les ha buscado la bella y muy eficaz de Mariví la de Halcón Viajes. Por cierto, que como sabemos que nos leen por su Pda, los saludamos a los dos desde aquí. Y les pedimos que nos manden alguna foto con sus magníficos albornoces tan bonitos que nos han dicho que tienen. Al parecer son muy confortables y no les salen pelotillas. Están intentando camuflarlos en sus maletas el jueves cuando vuelvan para poder disfrutarlos por aquí por Vélez. Esperamos verles con ellos puestos.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre