Los romeros

  • Que nuestro Juan Herrera (¡Ays, qué felicidad!) es un feriante y romero de primer orden ya lo sabíamos y no nos coge de sorpresa pero lo que sí nos ha llamado la atención es el fervor rociero de Antonio López.
    Nuestro López estaba ayer que se subía por las paredes porque según él, "su Romería" estaba abarrotada de gente y nosotros pobres mortales que nos limitamos a contar lo que vemos y además nos parece interesante la vimos cortita y con sifón. El propio Herrera se lamentó ante este Diario del aspecto que presentaban las dos Romerías de este fin de semana pero López las vio como las del Dúo Sacapuntas: "Abarrotás".
    Parece que ahora que Juan Herrera (¡Ays, qué felicidad!) le está echando pantalones al cachondeo de 10 Romerías en un mismo municipio hay algunos, entre ellos su compañero Antonio López, que no está por ayudar en la labor. Pero es más. López nos llegó a decir que Juan Herrera (¡Ays, qué felicidad!) ni había estado en "su Romería". Cosa que evidentemente no nos creímos. Bueno es nuestro Juan Herrera (¡Ays, qué felicidad!) para no disfrutar con su pueblo.
    Como López es un tío coherente debía preguntar lo que cuesta una de esas Romerías (pero lo que cuesta de verdad) y multiplicarla por 10. Igual se le pasa el enfado. Lo razonable; un día o dos de Romería y todo el mundo conviviendo allí. También se puede hacer otra cosa: A esto añadirle que si alguien quiere hacerla por su cuenta que se le aplique una tasa con todo el gasto que conlleva. Ya verán ustedes como quedan menos romeros.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.