Cambio Climático

  • Las autoridades reunidas en París en la Conferencia Internacional promovida por Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, llegaron a algunos acuerdos interesantes pero no vinculantes. No fueron capaces de concluir con unos Tratados, que serían de obligado cumplimiento, sino recomendaciones y compromisos que se revisarán cada lustro sin que modifiquen las políticas medioambientales de los países emisores de forma obligatoria.

    Mal lo tenemos para las futuras generaciones si los actuales gobernantes no ponen remedio de una forma rápida y eficaz a los efectos que provoca el Cambio Climático. Pero mucho peor si no se atienden toda una batería de propuestas que modifiquen nuestros hábitos de vida y conduzcan a un Planeta más limpio, saludable y duradero. Somos la especie humana la que hemos decidido cargarnos el habitat de todas las demás especies, convirtiéndonos así en animales humanos peligrosos para los demás animales y especies vegetales.

    Dentro de la batería de propuestas a abordar, se encuentra la sustitución de la energía nuclear y de hidrocarburos por energías limpias y renovables, anteponiendo los intereses de todos a los de empresas multinacionales

    Dentro de la batería de propuestas a abordar, se encuentra la sustitución de la energía nuclear y de hidrocarburos por energías limpias y renovables, anteponiendo los intereses de todos a los de empresas multinacionales. Para ello, hay que ser muy valiente y contar con una suerte de aptitudes de las que hoy adolecen los mandatarios internacionales. Para tal fin, Naciones Unidas también ha fracasado, ya que sus intentos de avanzar chocan frontalmente con los posicionamientos particulares de los poderosos y siempre juega al no molestar demasiado, ya que prefieren conseguir pequeños avances a no conseguir nada.

  • Tenemos que iniciar ya la sustitución del actual parque automovilístico por vehículos limpios. Sabemos que contamos desde hace tiempo con la tecnología necesaria para su implementación y que son intereses especulativos del petróleo los que ejercen una presión inmensa para no cambiar nuestro sistema privado de transporte: el coche.

    Tenemos que erradicar, de forma radical, la tala indiscriminada de masa boscosa e iniciar un incremento de la masa arbórea mundial que duplique nuestra actual situación. Podemos plantearnos, con bastantes opciones de éxito, la reducción de las zonas desérticas en un 10% de su masa actual, ampliando nuestro suelo cultivable y poniendo freno al avance de las mismas.

    Hemos de comenzar, sin dilación, a trasladar los núcleos urbanos del litoral al interior, alejarnos de las costas para evitar millones de muertes en el futuro. La planificación de este cambio es prioritaria y puede llevarse a cabo de forma progresiva pero urgente en los próximos años. Hemos de garantizar unas formas y hábitos de vida mucho más saludables, con un transporte público económico y de calidad; un profundo sistema efectivo de tratamiento de los residuos sólidos urbanos que garantice su reutilización. En estos cambios urgentes, las personas somos imprescindibles, tanto para reclamar su aplicación a los gobernantes como para cambiar nuestros propios hábitos de vida.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.