La Guerra de Isis

  • Los atentados en París han mostrado a las bravas que vivimos en una guerra, no declarada de forma clásica, entre el Califato y el resto del mundo. Si alguien todavía pensaba que esto era un conflicto local, centrado en el este de Irak y Siria, debería ir calibrando un estudio más completo del mapa de operaciones y plantearse nuevas estrategias de defensa si quieren ser eficaces.

    Los yihadistas del ISIS cuentan en la actualidad con un número de efectivos en terreno de alrededor de cien mil personas, dedicados a consolidar la toma de municipios (pequeños y medianos) instaurando el Califato, al tiempo que mantienen sus estrategias de avance levemente truncadas en Siria por los bombardeos de Rusia, Reino Unido, EE.UU. y Francia, que hasta el momento solo han conseguido hacerle unos pequeños rasguños para frenar levemente su avance. Pero la guerra no solo se juega en el frente de batalla, que es disperso, amplio y del que no se obtendrán victorias serias hasta que alguien ponga la bota de la infantería en terreno. Las batallas se extiende por decenas de países que cuentan con grupos filiales preparados para actuar en cualquier momento y , como en el caso de París, con pequeñas células durmientes que actuarán con toda la saña que puedan para instaurar un estado de terror.

    Occidente no ha interpretado correctamente el escenario de un conflicto en el que los suicidas claman “Alá es el más grande”, antes de inmolarse y detonar los explosivos que llevan pegados al cuerpo

    Occidente no ha interpretado correctamente el escenario de un conflicto en el que los suicidas claman “Alá es el más grande”, antes de inmolarse y detonar los explosivos que llevan pegados al cuerpo. Mientras mantengan estrategias nacionales para enfrentar la situación y no compartan toda la información que tienen sus servicios de “inteligencia” para fijar acciones comunes, el peligro se podría trasladar a lugares públicos concurridos como estadios de futbol, teatros, cines, centros comerciales, estaciones de tren, autobuses, etc.

  • Los promotores de las “primaveras árabes”, sin duda unos sesudos estrategas de occidente, no repararon en que los principales activos de contención de la explosión yihadista estaban en los gobiernos que desestabilizaron y que han provocado decenas de miles de muertos y creado una situación de inseguridad tan grande que, hoy por hoy, no se puede controlar. Habría que ir analizando quiénes han sido los principales beneficiarios de esa política errática, quizás las empresas de armamento que se han puesto las botas en los últimos cinco años. Y, por supuestos, los grupos extremistas islámicos que han encontrado expedito el camino para iniciar una guerra frontal y amplia.

    Con el problema encima de la mesa toca hacer bien el trabajo. De momento el ejército francés está en la calle (justo lo que querían los terroristas) y los países europeos en estado de alerta máxima. Toca plantearse en serio si realmente se quiere abordar una salida al conflicto con una fuerza aliada bajo mandato de Naciones Unidas o cada país va a seguir entrando en el escenario según sus propios intereses particulares.

    Naciones Unidas tiene que dejar de ponerse de lado y abordar con un peso, que hasta ahora no ha demostrado, que nos enfrentamos a un problema de amplio calado y difícil solución, a un conflicto que sólo puede ser solucionado mediante la restitución de los territorios y condiciones a sus etapas anteriores. Por su parte, los “expertos” estrategas de los países occidentales deben ponerse a pensar en la solución final y no solo en las tiritas preventivas. De lo contrario, me temo que lo del viernes 13 solo será el inicio de un continuado escenario de terror en las calles de cualquier ciudad europea.

    Francisco Pineda Zamorano.

    -Asesor en Relaciones Internacionales y Cooperación-

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.