La sexualidad en la adolescencia

- Publicidad -
  • La adolescencia es la etapa más crítica en cuanto a cambios de todo tipo; los adolescentes no sólo tienen cuerpos distintos, sino que piensan, juzgan y actúan de modo distinto. Es curioso cómo en esta etapa la sexualidad parece que no existe para los padres; solo para los adolescentes. Es decir, los chicos piensan permanentemente  en sexo, mientras los padres huyen del tema. Y aquí es donde empieza el problema de comunicación.
    Para el adolescente el grupo de iguales es el mecanismo por el que se sale del ámbito familiar; los amigos son la primera fuente de información en los temas relativos al sexo.
    En general, podemos decir que tanto los chicos como las chicas presentan actitudes positivas hacia la sexualidad.

    “Los estudios indican que los jóvenes
    tienen muchas ideas erróneas relacionadas con la fecundación, y tampoco tienen buena información sobre
     las enfermedades de transmisión sexual”

    La mayoría asocian el término a heterosexualidad, y en principio rechazan las relaciones homosexuales; por esto, los adolescentes que tengan una tendencia homosexual se pueden sentir aislados, ya que la pandilla suele manifestarse homófoba.
    Con respecto al nivel de información que tienen acerca de la sexualidad, los estudios indican que tienen muchas ideas erróneas relacionadas con la fecundación, y tampoco tienen buena información sobre las enfermedades de transmisión sexual.
    Un problema que ocurre con los jóvenes es que ellos/as tienen una percepción de riesgo muy baja, es decir, no creen que a ellos les vaya a pasar nada; esta es una de las razones por las que se usa poco el preservativo; también se usa poco porque a veces tienen encuentros que no estaban previstos y no suelen llevar preservativos encima; muchos chicos y muchas chicas en estos casos no son capaces de decir que no quieren hacerlo sin protección.

    Conclusión:
    Tenemos que procurar que nuestros adolescentes sean felices, que disfruten de lo que hacen, que tengan experiencias enriquecedoras, que no tengan embarazos no deseados y que no se contagien de enfermedades. Creo que este debe ser el principal objetivo de la educación sexual. Y no se trata solo de darles información; también hay que trabajar actitudes (facilitar la percepción de riesgo, fomentar la autoestima,  entrenar en habilidades sociales…) de esta manera, llegado el momento, van a estar informados y van a ser sexualmente responsables.

  • - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.