La disfunción eréctil (o impotencia)

  • Es la incapacidad para conseguir o mantener una erección apropiada y suficiente como para llevar a cabo relaciones sexuales satisfactorias.
    De entre todas las disfunciones sexuales, la eréctil es la que más preocupa a quien la padece, y además es el primer motivo de consulta en el ámbito de las disfunciones sexuales. En el origen de esta disfunción encontramos factores orgánicos y factores psicológicos; ambos interaccionan conjuntamente en la mayoría de los casos.

     Hay muchos factores de riesgo y enfermedades que repercuten sobre la erección; podemos nombrar, por ejemplo, la arteriosclerosis, la diabetes, la hipertensión, el alcoholismo y el consumo de algunos fármacos

    Hay muchos factores de riesgo y enfermedades que repercuten sobre la erección; podemos nombrar, por ejemplo, la arteriosclerosis, la diabetes, la hipertensión, el alcoholismo y el consumo de algunos fármacos.
    Con respecto a los aspectos psicológicos, hay dos factores que influyen mucho, que son el temor al fracaso y la obligación de resultados; esto es, cuando la pareja demanda tener relaciones, el paciente está pensando que no va a poder penetrar y de esta manera aumenta su ansiedad, y precisamente esta ansiedad hace que no pueda tener una erección; este mecanismo con el tiempo puede tener unas consecuencias importantes para la relación de pareja porque el hombre con este problema tiende a evitar los encuentros sexuales.

    Todas las disfunciones sexuales, y en especial los problemas de erección, en la medida de lo posible, deben ser evaluados y tratados en pareja

    Y esto genera también frustración en la mujer.  El tratamiento que mejor funciona es la combinación de fármacos y terapia sexual. Es más eficaz que utilizar solo el tratamiento farmacológico o solo la terapia sexual. El 90% de los pacientes mantienen erecciones adecuadas después de haber terminado la intervención terapéutica.
    Todas las disfunciones sexuales, y en especial los problemas de erección, en la medida de lo posible, deben ser evaluados y tratados en pareja. Es muy importante que la mujer colabore en el tratamiento, porque cuando no es así el hombre suele abandonar la terapia y la medicación.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.