Bonilla, apúntate, que somos pocos

- Publicidad -
  • ¡Gracias sean dadas a Dios, señores, que a tan buena parte nos ha conducido! Porque si yo no me engaño, la tierra que pisamos es la de Vélez-Málaga. Con estas palabras llegaba el Quijote de Cervantes a nuestro municipio. La pena del alcalde es que Cervantes no pusiera en su novela que las tierras que pisaban eran las de Paco Bonilla.

     
    Y digo esto porque desde que Bonilla gobierna Vélez-Málaga todo es histórico. Recordamos todos y todas cómo nos dijo en uno de sus brillantes discursos que el hecho más importante desde la entrada de los Reyes Católicos a nuestra ciudad era que con él ya éramos municipio de gran población. Nombramiento del que seguimos esperando todas las bondades tan anunciadas.

     

  • En definitiva, y no lo olviden, donde haya un ladrillo es gracias a Bonilla, donde haya una idea, es de Bonilla; pero donde haya una o un desempleado no pregunten por el alcalde

    Rara es la cosa que se haga o se haya hecho en Vélez en estos últimos tiempos en los que Paco Delgado no haya tenido algo que ver. Todos los proyectos son suyos. Lo último que me llega es que el plan de empleo joven por el que más de 230 jóvenes están trabajando, gracias a la Junta de Andalucía, y a la aportación de 1.680.000€, es gracias al Partido Popular de Bonilla. 200 millones que han sido destinados desde la administración regional a fomentar el empleo juvenil es obra y gracia del PP. Casi nada el tanto que se apunta el alcalde. Pero claro, es que en cerca de 40 años de democracia parece no haberse hecho nada en el municipio hasta la llegada a la alcaldía de Bonilla. ¡Qué cosas hay que oír! Y lo que nos queda.

     
    Hace no muchos días saltaba la noticia del problema existente con la comida en la guardería municipal de Torre del Mar; pues bien, el alcalde aprovecha la rueda de prensa para apuntarse que la primera piedra de ese edificio que alberga la citada guardería la puso él, sin recordar las gestiones anteriores. Si hablamos de la nueva piscina cubierta, tres cuartos de lo mismo. Me marco el discurso y digo que el agua donde nos vamos a bañar está allí gracias a mí, sin recordar que su proyecto original era una piscina de juguete para un pueblo como el de Torre del Mar.

     
    En definitiva, y no lo olviden, donde haya un ladrillo es gracias a Bonilla, donde haya una idea, es de Bonilla; pero donde haya una o un desempleado no pregunten por el alcalde.
    Carlos Barranquero
    -Secretario general de JSA Vélez-Málaga-

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.