Entre Reyes

  • La abdicación de Juan Carlos I se había venido barajando como opción desde el safari en Botswana que provocó la operación de cadera y la petición de perdón: “lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Los líos del yerno, la imputación de la Infanta Cristina, no ayudaban mucho y la Casa Real entro en una valoración en picado de la ciudadanía. Sin duda, la elección del Rey para buscar el momento idóneo para abdicar ha sido ejemplar. De haberlo hecho antes, hubiésemos justificado por la aparición de los escándalos citados. Más tarde, por los problemas políticos que podrían surgir en torno a Cataluña, el crecimiento de fuerzas o frentes republicanos, la debacle del constitucionalismo inestable del bipartidismo, etc.

     
    El momento entre reyes es el justo, el más apropiado. La situación en España es de una extrema gravedad, sin que las políticas de recortes del gobierno del PP tengan marcha atrás y cientos de miles de familias no tengan acceso a ningún tipo de ayuda social ni perciban ningún ingreso entre sus miembros. Los preferentistas siguen con su dinero perdido, robado; continúan los desahucios a miles; la frenada del paro es bastante estacional y los empleos que se crean son cada vez más basura, temporales y mal pagados. Continuamos teniendo muchas casas sin gente y mucha gente sin casas; una sanidad venida a menos y una educación que baja enteros; demasiada corrupción en la clase política y en el sistema financiero; una banca rescatada y a Bruselas vigilando cada movimiento y dato del Gobierno.

     
    Sin duda, nuestro país va a dar pasos incansables hacia un cambio político, donde lo de ayer aparecerá indefectiblemente como viejo, caduco y trasnochado. Y en ese paquete también entraba el Rey Padre, la monarquía, la Casa Real, aunque mucho mejor valorado que ninguno de ellos, el Príncipe Felipe. El Futuro e inminente Rey de España Felipe VI, ha sabido mantenerse al margen de todos los desatinos reales y ha cultivado su imagen de joven formado (ya no es tan joven); asumiendo las representaciones ante América Latina en actos oficiales desde hace muchos años; listo para asumir las tareas que emanan del cargo de Rey de España.

  •  
    Todos recordaremos este periodo entre reyes, que durará más o menos un mes, como la memoria de lo realizado por el monarca padre y las virtudes a desarrollar por el monarca hijo. Un hecho histórico que nos ha tocado vivir. Pero no debemos olvidar que los próximos meses en la vida política española serán muy convulsos, desde el secesionismo catalán al vasco, pasando por unas elecciones municipales, autonómicas y generales, que tensionarán mucho más una situación muy alejada de lo idílico.

     
    El Rey Felipe VI pertenecerá a la media de edad de los españoles actuales, sintonizará mucho más con ellos y posiblemente entenderá los problemas sociales, económicos, políticos y de estado, con otros puntos de vista. Pero él mismo debe saber que la designación constitucional como heredero de la corona es un asunto rancio, que la gente no entiende por qué no gobierna su hermana Elena, porqué no se cambio la Ley Sálica, incluso por qué no debe someterse a un referéndum popular que certifique su apoyo como monarca.

     
    Sabe el próximo Rey que los momentos no son para nada tranquilos y que va a necesitar de un fuerte apoyo institucional y político para afrontar los próximos tiempos. D. Juan Carlos tendrá que echar una mano a su hijo, con una transición escalonada, sin rupturas ni estridencias, cambiando algunos decorados y personajes, pero no la obra a representar.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.