Brasil, el gran gamonal

- Publicidad -
  • Desde hace varios años, Brasil se prepara para la inminente celebración del mundial de futbol 2014 y las Olimpiadas 2016 de Río de Janeiro. Una foto horizontal de las grandes ciudades cariocas nos mostraría un inmenso escenario plantado de enormes grúas interactuando en la construcción de infraestructuras deportivas y nuevos edificios.

    El desarrollo en Brasil ha experimentado un enorme crecimiento y, hoy por hoy, es una de las potencias emergentes más importantes del mundo junto a China, Rusia, India y Sudáfrica, formando el grupo llamado BRICS. Pero a nadie se le escapa que unido al desarrollo económico de las macro cifras, Brasil no ha conseguido eliminar las grandes y graves desigualdades que se dan en el gigante suramericano. La pobreza extrema se ha reducido considerablemente, pero se ha ensanchado la pobreza a la vez que los servicios públicos (fundamentalmente salud y educación) siguen siendo de escasa calidad.

    Las clases medias brasileras y medias bajas, han decidido salir a las calles del país para manifestar su desacuerdo con la priorización realizada por el Gobierno en los enormes gastos de infraestructuras para los dos eventos señalados, descuidando sine die la mejora de los servicios en Salud y Educación, donde la política de la Presidente Rousseff hace aguas. Se han organizado todo tipo de entidades: sociales, vecinales, gremiales, políticas, etc., para hacer saber al Gobierno y a la opinión pública internacional, que Brasil sufre demasiadas escasez como para permitirse las grandes inversiones que se están dedicando al deporte en detrimento de la atención y mejora de los servicios a los ciudadanos.

  • Como un enorme Gamonal, se han plantado con argumentos sólidos y contundentes de denuncia de abandono de una salud pública, ya precaria de por sí, y una educación de muy escaso nivel para los puestos que Brasil ocupa en los estamentos económicos internacionales. Saben los gamonales brasileros que tanto el mundial de futbol como las olimpiadas son un espejo internacional de enorme valor mediático, aunque de efímero resultado económico. Los varios millones de extranjeros que visitarán el país con ambos eventos, entrarán y saldrán en un abrir y cerrar de ojos, quedando muertas las instalaciones y pagando el coste de las mismas durante varias decenas de años en detrimento de la aplicación de políticas sociales.

    Solo puedo agradecer a los cientos de miles de brasileños que salen a la calle a protestar y recordarnos que Brasil no se reduce a Futbol y Samba

    Es una llamada al mundo para decirles que los grandes fastos que tanto nos divierten y entretienen, generan unos costes insufribles para la población más desfavorecida y retrasan en varios lustros la mejora que realmente necesitan e interesan a los brasileños. Una llamada que hemos de recibir con mente abierta y aplicar como en el barrio de Gamonal a la realidad de cada lugar, pensando globalmente para actuar localmente.

    Así que solo puedo agradecer a los cientos de miles de brasileños que salen a la calle a protestar y recordarnos que Brasil no se reduce a Futbol y Samba, sino que reproduce el espíritu de Gamonal dando un ejemplo de ejercicio de ciudadanía. Gracias.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.