ILUSIONES ó-PP-ticas

84
  • Todos y todas hemos visto alguna vez esas imágenes que para ver lo que realmente quieren mostrarnos debemos fijarnos muy bien en ellas para apreciar los detalles, o aquellas que debemos acercarlas o alejarlas ,así como mover la cabeza o pestañear para percibirlas. Pues un ejercicio parecido tenemos que hacer los ciudadanos y ciudadanas para no dejarnos engañar con las ordenanzas de deporte y agua que el señor Bonilla aprobó en el último pleno municipal.

     
    Resulta que Delgado Bonilla, ante la presión de los vecinos y vecinas del municipio, donde muchos de ellos le han sacado tarjeta roja por elevar los precios para practicar deporte en el término municipal, decide llevar como último recurso una nueva ordenanza de precios sobre las tasas deportivas, y digo como último recurso porque lo ha intentado todo haciendo campañas informativas en las instalaciones, inventándose un bono saludable y otras tantas.

     

  • Con esta nueva ordenanza pretendía hacer ver que escucha a la ciudadanía sin reconocer el error de haber castigado y seguir castigando nuestros bolsillos

     
    Pues bien, con esta nueva ordenanza pretendía hacer ver que escucha a la ciudadanía sin reconocer el error de haber castigado y seguir castigando nuestros bolsillos; pero resulta que lo más destacado de esta ordenanza, entre otros, ha sido que para obtener el carné de deportista ya no es necesario estar empadronado en el municipio, ya que muchas personas de otros lugares dejaron de venir a nuestra ciudad a practicar deporte y por lo tanto descendió el número de personas en las instalaciones haciendo peligrar el empleo de los monitores. A esto se suma evidentemente la gente que del propio municipio ha dejado de acudir por el elevado coste de las diferentes prácticas deportivas.

     
    Es decir, esta nueva ordenanza es una auténtica ilusión óptica, puesto que quiere hacernos creer lo buen alcalde que es bajando los precios del deporte cuando en realidad es una salida a la desesperada por enmendar un problema que él mismo creó y que la ciudadanía y grupos como el PSOE pusimos en conocimiento de todos y todas. El alcalde ha rectificado ante la presión, pero solo en parte, es por eso por lo que seguimos pidiendo la vuelta a los precios originales que tenía la práctica deportiva en Vélez-Málaga.

     
    Y de una ordenanza a otra, o mejor dicho de una ilusión óptica a otra, y en este caso tendremos que hacer un ejercicio con visión de futuro e incluso con algún toque de suposición.
    En Vélez-Málaga, como todos sabemos, existe una empresa privada que mediante concesión administrativa gestiona el líquido elemento al que tanto aprecio tenemos, pues bien, todas aquellas modificaciones que se hicieron hasta el día de hoy de los precios de dicha agua y de los servicios estaban supervisados y debían de aprobarse por la Junta de Andalucía, porque se trataba de “precio público”.
    Pero ahora, en la última sesión plenaria, presidida por la persona más importante después de los Reyes Católicos, se aprobó convertir ese “precio público” en “tasa”.

     
    Y es aquí, en la denominación, donde podríamos encontrar algún problemilla y es que al convertirse en “tasa” el Ayuntamiento ya puede, sin contar ni con Dios ni con el diablo, como se suele decir, y que por supuesto nadie se moleste, cambiar las tarifas pasándolas únicamente por pleno sin asomar por la revisión de la Junta de Andalucía. Bonilla asegura una y otra vez que los recibos bajarán, pero resulta que en la nueva ordenanza los precios del agua en los diferentes tramos, la cuantía para cada uno de ellos, es mayor por metro cúbico, por lo que pudiera ser que nos encontráramos ante otra nueva ilusión óptica donde en realidad esta nueva ordenanza vendida por el PP como algo bueno para nuestros bolsillos se convierta en un caramelo envenenado. No quiero pensar mal pero normalmente se cumple aquello de  “piensa mal y acertarás”.

     
    Por poner un ejemplo similar a lo que puede ocurrir con el agua, Bonilla  en rueda de prensa, en noviembre de 2013, aseguró que alrededor de 12.000 familias se verían beneficiadas de una rebaja en los recibos del IBI para 2014 gracias a que el Ayuntamiento va a rebajar los valores catastrales un 27 por ciento; pues bien, esperaremos a que se emitan los recibos para este año y veremos en qué queda esa rebaja. Por la salud de nuestros bolsillos espero que bajen esos recibos pero me parece que los euros seguirán saliendo de forma abundante para pagar la consabida “contribución”. De modo que ante estas nuevas ordenanzas tendremos que tener los ojos bien abiertos para poder apreciar esas ilusiones ópticas que pretende vendernos Delgado Bonilla bajo la máscara de “esto es en beneficio de la ciudadanía”.

     

    Carlos Barranquero
    Secretario JSA del PSOE Vélez Málaga

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre