Vélez no tiene suerte (II)

74
  • Si no hemos tenido suerte con los proyectos que reseñábamos la semana pasada, como el Tranvía, La Villa, el CAC o el Cerro, menos, lamentablemente, con los que en algún momento sembramos los humos de la modernización de nuestra aletargada agricultura y su industria auxiliar: el Parque Tecnoalimentario y el Centro Logístico de Transportes. Como ya habíamos dejado sentado, el problema no eran los proyectos en sí, sino la atinada adecuación a las necesidades objetivas de la rea-lidad veleña o a la demanda real de sus sectores productivos.  Los casos que nos dejamos para esta segunda parte, el del Tecnoalimentario y el del Centro Logístico, son dos casos paradigmáticos, junto al del Tranvía, de las nefastas consecuencias que suelen acarrear los delirios gubernamentales en tiempos de vacas gordas, sea para ganar unas elecciones o para tener largamente entretenida a la población y sus voceros. Si en poco más de seis años el Tranvía resultó el fracaso morrocotudo de todos conocido, el del Centro duró menos que un merengue en la puerta de un colegio y el del Tecnoalimentario, si la Patrona no lo remedia, tampoco, por las trazas, va muy descaminado en esa dirección.

     
    CENTRO LOGÍSTICO DE TRANSPORTES. De este descomunal proyecto escribíamos en marzo de 2010: “Últimas noticias. Por simple mayoría, el tripartito veleño —PSOE, IU y los de Rincón—, contra la oposición del PP, consigue sacar adelante el proyecto del Centro Logístico de Transportes. ¿Una gran superficie para albergar una ‘ciudad del transporte’ y otras supuestas grandes obras?, pues naturalmente que sí. “Elemental, querido Watson”, que diría Sherlock. Así, al bulto, pocos serán los veleños que no apostemos por él. Modernidad, desarrollo, trabajo, empleo… Claro que sí, pero no de cualquier manera: perpetrando el más alevoso de los atentados nunca visto por estas tierras —desde que a Tubal, quinto hijo de Jafet y nieto de Noé (el del Diluvio universal), le diera por fundar la ciudad de Vélez-Málaga—: el de recalificar más de un millón de metros cuadrados de la vega veleña, ¡que se dice pronto! En el tramo final del Río Vélez, el auténtico, y único, pulmón alimenticio de los 31 municipios axarqueños. Ante una hipotética agudización de la crisis, que no es tan descabellada estando las cosas como están, ¿de qué tierras, pregunto, de entre las de La Axarquía, íbamos a sacar los pimientos, las habichuelas, o las papas, para el sustento primario? ¿O es que nuestros políticos se creen que ‘El Corralito’ es una exclusiva de Argentina? Después nos acordaremos de Santa Bárbara. Frente a Baviera Golf o en el nudo de la Autovía [donde ya se intentó la ‘Ciudad del Transporte’] o en las tierras mediocres de las Campiñuelas [el primer intento del Tecnoa­­li­­- mentario], o donde sea más conveniente en este grandote municipio. Cuando habría de haber sido una obviedad, para los que supuestamente conocen el territorio, haber planteado el Centro en nuestro abundante monte bajo y no, precisamente, en una de las huertas más tempranas de Europa”.

     
    De este “sueño de una noche de verano” que Salvador Marín se montó sobre la inicial, y más realista, ‘Ciudad del Transporte’ de Cotravelma, nunca más se supo. Lo de la ‘Ciudad’, después del delirio ‘Marinero’, sensatamente se replegó a sus terrenos de enfrente de Baviera; aunque tampoco la actual Cotravelma es que esté para proseguir con estos trotes. Al respecto, y para nuestra preocupación, el monstruo de Marín revivía allá por julio de este año de la mano de Bonilla: “El alcalde ha suscrito esta semana, se puede leer en el DIARIO, con el presidente de la sociedad Las Lomas de Campiñuela SL, José Sarmiento Ruiz, un convenio urbanístico para la futura construcción del centro logístico y área de transportes de la ciudad, que irá ubicado en La Campiñuela baja, junto al Camino de Torrox, y que contará con una inversión de 12 millones de euros y algo más de 183.000 metros cuadrados”. Bueno, en fín, ojalá que tal recuperación valga para algo. Aunque lo más importante es que al dichoso Centro Logístico, al menos, intentan sacarlo de la vega.

  •  

    PARQUE TECNOALIMENTARIO. Tecno o Agro, es un totum revolutum desde el año de su invento en el 2002 (va para 12 años), por lo que mejor será recurrir a sus propias fuentes (su web en Internet y videos en YouTube) para poder medio enterarnos de su atribulada y larga marcha: 16 de Febrero de 2010.- Entrevista de Adolfo Arjona con su Director-Gerente, Celestino Rivas Silva, en AXARQUÍA 24 (textos entresacados, de ahí que no vayan entrecomillados): De entrada confiesa que lleva un año en el cargo y que pertenece al grupo independentista de su cuñado. / 30 millones de euros, declara, es la inversión actual que hay, entre lo que ha costado la urbanización, el suelo, las cargas externas, los planes parciales, los proyectos que se han realizado hasta la fecha… / Los parques sectorizados como el nuestro nacen de esos lugares de excelencia que son los parques tecnológicos, solo que más chiquititos. / Lo que pretendemos es fomentar la formación (relacionar la Universidad con las empresas), copiando el modelo Silicon Valley de EE.UU. / Aún estamos dentro de los tiempos para un proyecto de este tipo. Lo que podemos hacer ahora es correr mucho más. Ahora ya sí. / A día de hoy, mañana, las empresas ya pueden construir sus naves. Totalmente terminado debería estar en un año, con el edificio de usos múltiples, que es un centro para emprendedores (CADE), que constará de escuelas de empresas (empleados y empresarios), profesores, oficinas de la Junta…  18 de julio de 2010.- Los Jardines del Trapiche de Vélez-Málaga fueron ayer el escenario de la Jornada de Presentación del Parque Tecnoalimentario Costa del Sol-Axarquía. 5 de octubre de 2010.- El Parque Tecnoalimentario de Vélez-Málaga podrá iniciar la venta de parcelas. 23 de enero de 2011. Una subvención de la Junta de Andalucía, permite a la sociedad promotora del Parque rebajar casi a la mitad el precio del metro de las parcelas. 21 de mayo de 2012.- El Parque Agroalimentario de Vélez-Málaga ‘vuelve’ a rebajar sus parcelas un 50%, tras comercializar sólo una de las cuarenta parcelas disponibles. 18 abril de 2013.- El Ayuntamiento firma el convenio para la creación de un vivero de empresas para el Tecnoalimentario. Estará finalizado en un año y cuenta con una inversión de 1,2 millones…

     
    Así las cosas, nos preguntamos: con la fracasada experiencia del Mercovélez de referencia, ¿cómo nos atrevimos con un mastodonte del tenor de este Parque Tecnoalimentario? Como con el Tranvía, había que pensárselo mucho y bien. No a lo tío Diego, como solemos por estos pagos: así apareció un suelo por las Campiñuelas que en el Plan General arbitrariamente (Fernando García) se proponía como expropiable (así, por las buenas). Una imposición que, ¿recuerdan?, las cabras bien que se encargaron de impedir. De ahí, ya se pasó a los terrenos de otro sueño, el Air Park de Miguelito Téllez, en la confluencia de los ríos de Vélez y Benamargosa. Donde hoy estamos.
    Con la cruda realidad actual a la vista, sólo nos queda llorar (o contar lo que nos viene costando), pero también aplaudir a esos dos hombres, el gerente y el administrativo, con sangre de héroes o, en su defecto, de horchata, para durante tres años largos contemplar a diario tan deprimente realidad, ¡y seguir vivos! Conste en acta que como militante axarqueño y creyente de las tecnologías, yo hubiese sido de los primeros en apuntarme a un proyecto comarcano del que mi amigo Felipe Romera, director del Parque Tecnológico de Málaga, tiene manifestado (ver en YouTube): “El Parque Tecnológico de La Axarquía es una excelente oportunidad para la propia comarca. Creo que La Axarquía es un lugar de alta calidad ambiental con muchas capacidades para el desarrollo y la innovación en un sector como el agroalimentario. Por lo que entiendo que el Parque tiene que ser capaz de aunar esas inquietudes y condiciones para realizarlas en un contexto, no sólo local, sino también internacional”.

     
    ¿Qué ha podido pasar para que en una docena de años, o si lo quieren durante los últimos cuatro desde su arranque, no haya construida una sola nave de empresa, …ni tan siquiera rastros del edificio prometido para comienzos del 2011, el tan cacareado de usos múltiples? Muy sencillo: las tales ideas (tanto las del Tecnoalimentario como las del Centro) se mal proyectaron, desconociendo o tergiversando las condiciones de la realidad, o se proyectaron a sus espaldas. Excesos del intervencionismo, pienso, a pesar de que soy de los convencidos de la conveniencia de que el poder democrático intervenga cuando se producen desajustes o entuertos en la maquinaria del Estado o del municipio. Pero que tales ‘inventos’ intervencionistas lo fueran en su origen para dar satisfacción a los delirios de grandeza de nuestros ‘pequeños’ políticos, cuando no a su mezquindad para ganar unas elecciones, es una epidemia que ha venido enfermando a España, a la vista cegadora de los fáciles dineros europeos. De ahí, los platos rotos que ahora sufrimos los españolitos

     
    Definitivamente, más allá de los privados, el Ingenio o Baviera Golf, Vélez no tiene suerte con sus grandes proyectos.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre