Con uve de Bárcenas

- Publicidad -
  • Sr. Director:
    Vilipendiar, difamar, calumniar, está en la familia de vileza en el diccionario ideológico de Ju­lio Casares, que viene de vilis con uve, barato, sin valor, dice Corominas en su diccionario etimológico. Allí pueden encontrar a la familia política del deshonor descrédito, perversión, inmoralidad, cobardía, escándalo, vergüenza y picardía…, parientes todos de la corrupción, el hedor o el abuso.
    Un entretenimiento veraniego que les sugiero despues de los partes del noticiero gubernamental y sus emisoras católicas.

     

     

  •  
    Dice la señora Cospedal que al final se sabrá la verdad en sede judicial. Pero ya saben ustedes que la ley permite mentir al acusado para no perjudicarse. Es legal. Mentir. Lo hizo ese  Bárcenas en sus primeras declaraciones, y no sabemos si lo seguirá haciendo. Para condenar a un acusado el juez tiene que probarlo con hechos.
    Es un hecho que la caja negra o caja naranja del tren gallego nos dice que distrajeron al conductor desde la empresa cuando estaba en un túnel, y a nadie le asombra que el Estado pague ahora la indemnización, del mismo modo que todo sinvergüenza es­­­conde el dinero ro­­bado en una caja be con uve de Bárcenas, en un falso de la escalera, en un paraíso fiscal o debajo del colchón, según las habilidades.

     

     

     
    ¿Que cuáles son los hechos? Que un empleado bancario en Suiza de la corporación HSBC (con H de Hong Kong, y S de Singapur, cuya sede está en Londres) ha entregado a las autoridades nacionales la lista de los malhechores internacionales que no pagan los mismos impuestos que usted y que yo, que tenemos a Hacienda cada vez más cerca
    Que ese señor ha señalado a un tal Bárcenas, con be de bandido, con ka de karadura contable creativo, con te de tesorero, con pe del pepé. Y que ese presunto cuando se ha visto en la cárcel, donde estará algún tiempo, como el Lute, Tejero o Roldán, para evitar que su señora, marchante de cuadros, le acompañe, quiere facilitar la investigación al señor juez. Quien será relevado de su cargo antes de dictar sentencia. Es legal. Tenemos un ministro de Justicia ejemplar, y yo no he dicho que vaya ejemplar de ministro.

     

     
    Así que cuando ustedes sepan la verdad, ya podrán votar. Con absoluta libertad, conforme su conciencia o su confesor, el amo de sus conciencias, ustedes que tienen confesor. Yo me confieso públicamente aquí, en estas páginas, por la bondad de este DIARIO. Me lo pide mi conciencia. Es una catarsis de verano, una distracción.
    Y reconozco que, motivado por las verdades de la señora Cospedal, cuya vida Dios guarde muchos años, a quien respeto como la respeta y admira la mayoría del personal, que no necesita esos diccionarios para saber cómo es eso de la política.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.