Bienvenido, Mr. Marshall

- Publicidad -
  • ´Había una vez un municipio que fue declarado de gran población, dentro del cual se encontraba otro municipio, de pequeña po­blación, o como se llame.
    En el gran municipio, que se hacia llamar Vélez-Málaga, habitaba un gran profeta que decía cómo y en qué tiempo solucionaría todos los males de su futuro reino, pues poseía una varita mágica y muy poderosa.
    Esta profecía llego a oídos de los ciudadanos del antes mencionado mu­­­nicipio de pequeña población, llamado Pueblo Nuevo de la Axarquía. Se reunieron en asamblea local y acordaron reunirse con el gran mago y hacedor de estos grandes milagros. ¿Les he dicho que tenia una varita mágica?

     

     

  • A día de hoy los vecinos de Pueblo Nuevo de la Axarquía aún siguen esperando que la profecía se cumpla

    El jefe de la tribu del pequeño pueblo pidió audiencia al gran profeta, el cuál accedió a acudir a Pueblo Nuevo de la Axarquía para comprobar y ver en persona todo lo que le habían contado que acontecía en dicho pueblo:
    -Contenedores destrozados.
    -Parques destruidos.
    -Carreteras sin señalizar.
    -Alcantarillas rotas.
    -Parcela con hierbas y roedores y reptiles.
    En audiencia publica y ante todos, profetizo que si gobernaba, con su potente varita mágica solucionaría todos y cada uno de los desperfectos, y además con un giro de muñeca podría conseguir que todos y cada uno de sus habitantes pudieran trabajar y vivir honradamente.
    Tres años después
    A día de hoy los vecinos de Pueblo Nuevo de la Axarquía aún siguen esperando que la profecía se cumpla.

    Moraleja
    Hoy es el mañana del que ayer te preocupabas.

    Andrés García Benítez

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.