Romerías & Romería

- Publicidad -
  • Cada vez que hablo de Romería me llevo un disgusto. Y es que, uno, que es raro, defiende con calor que, en nuestro municipio, en esto de las romerías, no acertamos. ¿Cómo es posible que a estas alturas de la película, el mes de mayo nos traiga a los veleños la Romería de la Virgen de los Remedios, la de la Inmaculada Concepción (Cabrillas), la de San Isidro Labrador (Trapiche), la del Corazón de Jesús (Almayate), la de la Virgen del Carmen (Torre del Mar)…, y estemos tan tranquilos? Es más, ya tenemos operativas dos hermandades -una en Vélez y otra en Torre del Mar- que peregrinan anualmente a la romería del Rocío.

     

    “…Vivimos tiempos difíciles. Ello, por sí mismo, justificaría una sola romería ‘de todos’

     

    Que somos un pueblo ‘romero’ no deja lugar a dudas. Romerísimos. Y que cuando termine de escribir esto tendré media docena de amigos que dejarán de hablarme, también. Porque no estoy de acuerdo con tantas romerías. ¿Por qué no una gran romería, en el mismo día y al mismo sitio? Cada una con su identidad, portando sus imágenes, manteniendo sus tradiciones, sus recorridos, sus horarios… ¡pero todas al mismo sitio y en el mismo día! Supondría un ahorro importante de efectivos, una simplificación de intervenciones, una mayor lógica en la logística y en las previsiones familiares, municipales y operativas.

  •  

    Cuando en mayo de 1979 un grupo de veleños tuvo la feliz idea de iniciar una romería en Vélez-Málaga, re­sultaba difícil prever el éxito que la iniciativa iba a al­canzar con los años, y la repercusión y perdurabilidad que la misma habría de lograr en el conjunto del mu­nicipio veleño. Pronto proliferaron otras iniciativas pa­recidas, a la sombra del entusiasmo popular ante es­ta gran fiesta primaveral, donde el convivir y el compartir se convertían en un valor de primer orden, y con todo un florilegio de buenas prácticas, en un luminoso y colorido reguero de hermandad, proyecto en común y entendimiento. Al mismísimo año siguiente, 1980, el núcleo de Torre del Mar inició una romería por su cuenta, siguiendo los cánones de ‘marcar diferencias’ con el núcleo histórico matriz. Poco a poco, se fueron uniendo a la gran romería inicial la de San Isidro del Trapiche, la de la Inmaculada Concepción de Cabrillas, la del Sagrado Corazón de Almayate…

     

    Una década después, en 1988, salvo la romería de Torre del Mar, todas concurrieron a la Casa de la Viña el mismo día. Inolvidable. No faltaron los ‘caminos’, las oraciones, las misas romeras, y salves ‘remedieras’. Cada uno, con orgullo y alegría, aportó lo que estuvo de su parte, y la romería ‘casi de unidad’ fue una experiencia esperanzadora. Daba alegría pensar que en el mes de mayo -¡el 3 de mayo es la gran festividad histórica local de Vélez-Málaga¡- una iniciativa romera tenía vocación de unidad, de responsabilidad compartida, de diversión en común, de visión de futuro… Y fallamos las personas. El camino hacia esa gran romería, que ya se intuía como la gran romería comarcal, donde, además del ramillete de núcleos del municipio veleño, concurrieran, poco a poco, otros pueblos de la comarca, se fue apagando, alejando, estropeando, desactivando… Porque fuimos las personas, las que, por afán de protagonismo, por vanidades difíciles de explicar, con zancadillas y torpezas inconfesables, metimos a esta gran fiesta de la primavera veleña en otra fase distinta, de desencuentro y dispersión, de enfrentamientos e incompatibilidades, de capillismos, catetismos, om­bliguismos y picantismos, que fueron minando esa gran propuesta de futuro y entendimiento que la Romería de la Axarquía atisbaba…

     

    Desgraciadamente, vuelvo a repetir las mismas palabras que escribí, en este mismo DIARIO hace un año: “…Vivimos tiempos difíciles. Ello, por sí mismo, justificaría una sola romería ‘de todos’. Es época para sumar, no para restar; momentos de multiplicar, no de dividir… Las miras achatadas de casi todos, la hoguera de las vanidades, la falta de madurez para la capacidad de entendimiento, la torpeza de quienes tienen la obligación de mediar y concordiar…, llevan, a este Vélez-Málaga de nuestros amores, a otra ocasión perdida.
    ¡Menuda Historia!

    - Publicidad -
  • 3 COMENTARIOS

    1. La de la pedania de Torre del Mar fue la repera, la N-340 cortada y toda la pedanía colpasada para 53 personas que iban, señores somos catetos, pero catetos y seguimos derrochando y malgastando dinero por no tener la hombria y valentia de enfrentarse a esta barbaridad y a esos no mas de 300 romeros que hay en el termino de velez

    2. Ha dicho usted, para mí, una gran verdad: por culpa de algunos a los que les gusta alardear de que son más que nadie, es por lo que no seguimos juntos. Algunos a los que les gusta presumir, les gusta llamarse «hermandad»… No señores, ustedes son víctimas de su profundo egoísmo, no actúan realmente en hermandad, no acogen a todo el mundo por igual, sino que los miran por encima del hombro. Yo soy romera y dejé de ir acompañando a mi pueblo en el momento en el que los «mandamás» mostraron su desprecio hacia los demás diciendo que ellos tenían que ir solos porque patrona sólo hay una y hay que ensalzar la romería en honor a ella. ¿Perdón? No es esa la actitud ni el sentir de esta fiesta. Vélez es Vélez, sí, pero es que resulta que Trapiche también es Vélez, Cabrillas también es Vélez, Almayate también es Vélez, Torre del Mar también es Vélez…..y seguiríamos, porque hay muchas más pedanías que son Vélez y merecen para mí el mismo respeto y consideración que la ciudad central.. Por qué no hacer una gran romería, ir todos en unidad, cada uno con su imagen, pero todos unidos, llenos de alegría y de querer compartir…Ese sí sería el espíritu de la romería. Ojalá aquella romería que tuvo lugar en Viña Málaga volviese a nacer de nuevo.

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.