¿Y ahora qué?

  • Que Rajoy es un buen orador político ha quedado claro en el debate del estado de la nación. Se ha movido con soltura en el hemiciclo y, una vez más, ha defendido su gestión a capa y espada a base de la nefasta gestión de los socialistas. La herencia de los del PSOE ya ha llegado a su fin. Hasta ahora, su salvación ha estado en el pasado, en los desastres socialistas y en lo mal que lo hicieron los otros.
    A Mariano Rajoy le ha llegado la hora de enterrar ese discurso “de lo mal que lo hicieron los otros” y ponerse a trabajar. El mismo presidente ha enterrado este discurso ya que en su, a veces, optimista intervención, ha dejado claro que gracias a su gestión se ha superado el desastre de "la herencia recibida".
    Le ha llegado el momento de mirar hacia adelante. Es hora, por qué no, de mirar hacia dentro. De Bárcenas ni oír quiere. Se ha puesto una buena venda negra –que no blanca- para no ver lo que pasa en su propio partido. Este vendaje no le ha impedido proponer un pacto a los partidos contra la corrupción y decir que “le repugnan” este tipo de actos.

    Esta contradicción le ha valido a los socialista por un lado, para recordarle a su oponente Mariano la defensa que ya hizo en su día de sus amiguetes Francisco Camps o Jaume Matas; por otro, les ha venido bien para enterrar cuanto antes este desagradable episodio de corrupción que nada gusta a la ciudadanía y que tanto desgasta a toda la clase política.

    De economía -como era de esperar- se ha hablado y mucho, pero seguimos sin saber qué pasará con la Sanidad o la Educación. Es decir, el debate se centró en la macroeconomía, en esos aspectos que no entendemos la mayoría de los españolitos de a pie.
    Y entre tanto lío, éramos pocos parió la abuela. El primer secretario del PSC, Pere Navarro, pide nada más y nada menos que el Rey Juan Carlos abdique y sea su hijo, el Príncipe de Asturias, quien lidere lo que ha denominado una "segunda transición". ¿Alguien da más?

  • Este fin de semana la prensa nos va a bombardear. Prepárense para seguir leyendo y escuchando titulares sobre el debate del estado de la nación de esta legislatura. Tampoco nos ‘perdonarán’ ni Bárcenas ni Método3.

    Y si no, siempre les quedará, otra vez, el aniversario del 23F.
    Y mientras nos entretienen con esto, España es un país de parados y de jóvenes talentos que emigran a otros países a buscarse la vida.
     

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.