El tiempo

  • No es la primera vez que me da por hablar del tiempo. Pero no, esta vez no, no voy hablarles del mal tiempo. Ya saben ustedes que a mi preocupa –y mucho- esto del viento, pues a los que no andamos muy cuerdos nos puede poner aún peor. El viento a veces te hace perder el norte, te lleva sin rumbo e incluso puedes acabar en ninguna parte. Yo, por si acaso, los días de viento ni salgo de casa ni me peino. La verdad es que cuando he empezado a escribir estas líneas no me refería al tiempo meteorológico pero ‘los plumillas’ a veces somos así, no sabemos por dónde empezar a escribir o preferimos modernos la lengua para no gastar tinta en lo que no tienes decir… es lo que tiene el viento. Y hoy hace viento, mucho viento.

    Y tiempo, tiempo, el que hace que oigo hablar, por ejemplo, de la rehabilitación del Museo de la Caña de Azúcar de Torre del Mar. Tampoco sé cuánto tiempo hace ya de la primera vez que oí que se iba a recuperar el Teatro Lópe de Vega. Hace mucho mucho tiempo, un político me contó que iban a recuperar Los Pósitos. ¡Cuánto tiempo hace ya del Museo del Aceite! ¡Tiempo y tiempo le ha pasado ya por encima a la calle Fina y a la calle Las Tiendas! El tiempo pasa y todo sigue igual. Hoy soy mujer y escucho las mismas cosas que cuando era una niña. ¡Cómo pasa el tiempo en este pueblo! En fin, sin prisas pero sin pausa como dice la canción. Las cosas hay que tomárselas con calma. En Venezuela por ejemplo, le han dado todo el tiempo del mundo a Hugo Chávez para que se recupere y pueda tomar posesión. Le han dado tanto, que le va a dar tiempo hasta a morirse.
     

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.