Tremendo dolor y pena por los niños Ruth y José

- Publicidad -
  • Esta semana, nuevamente, pasará por los juzgados José Bretón, porque recientemente salió a la luz pública, según el cuarto informe del Instituto Nacional de Toxicología y de la Universidad Complutense de Madrid. Que los huesos encontrados en los restos de la hoguera de la finca de Las Quemadillas (Córdoba), pertenecen a seres humanos. Hoguera u horno crematorio realizado por José Bretón, coincidiendo con la desaparición de sus hijos Ruth y José, el día ocho de octubre del pasado año.

    Dicho informe, coincide su resultado con los otros dos realizados, uno de ellos a petición de la familia materna de los niños desaparecidos, llevados a cabo por Francisco Etxeberria y el tercero por José María Bermúdez. Contradiciendo los tres al primer informe realizado por la antropóloga de Policía Científica, Josefina Lamas, el que decía algo así como que los huesos encontrados “eran de pequeños animales no existiendo restos humanos".

    Por tales circunstancias tan contradictorias, el primer informe policial le vino ni caído del cielo a José Bretón, pero estos tres últimos le han dado un vuelco total a las investigaciones. Porque si el primero era más que favorable para la exculpación de José Bretón. Estos últimos demuestran todo lo contrario, recayendo sobre José Bretón todas las presuntas sospechas, de haber quemado cruel y vilmente en esa hoguera a sus dos hijos.

  • Deseo un imposible desde lo más profundo de los pilares de mis sentimientos. Y es que, las investigaciones realizadas a los restos óseos aparecidos en la hoguera, en los que los expertos certifican que los huesos aparecidos pertenecen a seres humanos, no sea así. Pero mucho me temo, que esos resultados son tan reales como la crueldad y sangre fría demostrada por el presunto asesino de los niños, porque esas eminencias que han realizado las investigaciones, no han errado en sus conclusiones.

    Por lo tanto, el pueblo español, lleva llorando desde hace un año aproximadamente la desaparición y pérdida de estos dos niños, Ruth y José, sin haberse aún repuesto la población, de los mazazos que le produjeron años atrás los crueles casos cometidos con Mari Luz, Marta del Castillo y Sandra Palos. Y otros tantos casos que permanecen en la memoria de la gente de bien, como fue también el triple crimen cometido con las niñas de Alcásser.

    Así que, estamos reviviendo esos casos con la desaparición de los inocentes ángeles, Ruth y José. Los que salvo un milagro que nos lo devuelva sanos y con vida, es más que probable, que se encuentren en los altares de sus glorias, pero, sin embargo, su padre y presunto criminal de Las Quemadillas, ha pasado ya a la historia más negra de España.

    Provocando el caso Bretón, que el ministro del Interior del Partido Popular, Jorge Fernández Díaz, ofreciera una rueda de prensa hace un par de semanas, anunciando los resultados del segundo y tercer informe citado, así como, que el comisario jefe de la investigación, tuviera que comparecer en un programa de televisión, liándola parda los dos, hasta el punto, que pueden rodar más cabezas a sus alrededores, aparte de la de Josefina.

    Creyendo, que como muy tardío, en la próxima remodelación del Gobierno estatal que llevará a cabo Rajoy. El primero que debe abandonar el Ministerio del Interior, es el propio señor ministro Jorge Fernández Díaz, porque de nuevo ha vuelto a dar la nota en esa rueda de prensa y no precisamente notablemente, sino con un cero patatero, porque peor no se puede actuar como lo está haciendo él, en un ministerio tan complejo e importante, para la seguridad estatal y de la ciudadanía española en general.

    Y lo que debería haber hecho, nada más conocerse tal descomunal error, es haber ordenado urgentemente, la apertura de una investigación interna, para esclarecer los hechos y depurar las presuntas responsabilidades habidas, al haberla solicitado cierto sindicato policial, como consecuencia, de que el informe de la antropóloga Josefina Lamas de la Policía Científica, ha provocado un enorme malestar en el seno del Cuerpo Nacional de Policía, y por ende, en la población española en general. Porque su presunto error es de bulto e inadmisible, habiendo prolongado la investigación cerca de un año, así como, el dolor de la madre y del resto de familiares, amigos y conocidos o no de los niños.

    Por lo tanto, es evidente, que ha quedado en entredicho la profesionalidad de Josefina Lamas, hasta tal punto, que un sindicato policial ha solicitado realizar nuevas pruebas a los huesos aparecidos en un pozo de Canarias, cuando se intentaba localizar a los niños Sara Morales y Yéremi Vargas. Ya que, al parecer, la susodicha Josefina, fue también, al parecer, la autora de los informes de aquellos casos, indicando “que eran de animales”.

     

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.