Tiberio… “las ovejas y sus pastores”

86
  • Tiberio (42 a. de C. 37 d. de C.) ha sido bastante maltratado por la historia “oficial”; sobre todo desde que el Cristianismo se impuso, ya que es en el reinado de este emperador romano, cuando crucifican al Galileo; los historiadores en general han destacado sus vicios y aberraciones, puesto que destacaron “su cornudez” (de cornudo), cosa por otra parte bastante corriente en aquella Roma, también bastante inundada de vicios, que entonces no se consideraban así. Destacaron igualmente sus defectos, incluso los físicos y sus padecimientos corporales e incorporales (murió muy viejo para la época y aunque resucitó en el último momento, pero como lo daban por muerto, lo remataron ahogándolo en su propio lecho)… pero olvidaron sus virtudes que fueron bastantes, situándonos en la época y en el poder absoluto que ejercían aquellos emperadores “dueños de vidas y haciendas” y de enormes fortunas. Pero como en Roma se escribía todo, estas cosas llegaron hasta nuestros días gracias a investigadores, honrados y que buscaron toda la verdad… y la encontraron.

     

    Sin embargo, sus actuaciones como gobernante de Roma y su imperio, son notables y en conjunto fue uno de los buenos emperadores romanos… suprimió los espectáculos circenses, enfrentándose a la chusma o plebe de Roma; fue enemigo de las adulaciones ostentosas de que disfrutaron sus antecesores y luego sus sucesores… impidió (incluso) que el Senado le otorgara títulos pomposos y le erigieran estatuas en abundancia y en lugares públicos. Su austeridad la demuestra este solo hecho… “En la mesa imperial, se servían las sobras de la comida anterior”. En cuanto a cargar excesivamente a sus gobernados con impuestos abundantes; desoyendo a uno de sus ministros, que le aconsejaba elevar los mismos, se negó diciendo… “El buen pastor esquila a sus ovejas, pero no las desuella”. Sentencia ésta, que debiera aprenderse cualquier gobernante del tipo y grado que sea; nos iría muy bien a todos.

  •  

    Recordemos que el Imperio Romano, ha sido el que más tiempo ha durado en éste planeta, puesto que desde los primeros reyes de Roma y la posterior República, hasta que los turcos aniquilan a Bizancio en Constantinopla, van a pasar más de dos milenios; y en todo este larguísimo tiempo en Roma y su Imperio, ocurrió de todo lo inimaginable, hasta llegar a desaparecer… “pero aún su influencia sostiene la política del mundo actual, puesto que sus leyes y códigos, sus distribuciones territoriales y hasta “sus autopistas” (que las tenían incluso mejor organizadas que las de hoy) han de ser estudiadas… “nos legaron hasta el cemento que hoy permite realizar esos grandes edificios”, que substancialmente se sostienen gracias a aquel invento, de cuya solidez aún existen cúpulas gigantescas, que asombran a los más inteligentes arquitectos o maestros de obras actuales.

     

    La desorganizada época que hoy vivimos y donde pareciera que estamos al borde de… “una nueva caída imperial” (cosa por otra parte nada anormal ya que han caído tantos imperios y tantas civilizaciones que está caerá antes o después y por ley natural)… pudiera “recomponerse”, si de nuevo y como mandara hacer aquel austero emperador… “en la mesa de los gobernantes se comieran las sobras de la comida anterior y a las ovejas (en este caso nosotros) no nos desollaran y se limitaran a esquilarnos con cuidado, puesto que el esquilo es recolectar la lana recolectable, pero sin herir al animal y dejándole la suficiente sobre su piel, para que aguante el frío que vendrá y no se muera ni de hambre ni de frío… puesto que siendo así, cada año ese esquilo inteligente será posible”.

     

    Pero aquí que ocurre (“aquí, allí y más allá”)… pues lo que el más tonto de los mortales puede observar; que los que no producen nada, se llevan todo lo mejor, viven como no merecen y no responden ante leyes y jueces que no hay, cuando en aquella época… “el que mandaba cuando lo hacía con contundencia, no se salvaba ni la familia”. Octavio Augusto mandó (“por excesivamente puta”) a su propia y única hija, desterrada a una isla solitaria, para quitarse la vergüenza que ella aportaba al creador del Imperio… y de la famosísima… “Pax Romana”, que duró más de dos siglos… tristemente, aquel gran creador y gobernante, no disfrutó de la paz en su propia casa y por motivos que aquí no hay espacio para relatar, pero el curioso que los busque… “lo que demuestra que ni el poder ni el dinero dan la felicidad y menos la tranquilidad”.

     

    En fin… “hoy me ha surgido la vena filosófica” y espero que “mi parida de hoy sirva a algunos para algo”; si es así me sentiré más que pagado. Al final una guinda de un intelectual que no debiéramos olvidar y oír sus creaciones de vez en cuando, son mensajes similares a los de… “la esquila”.

     

    Como en los peores tiempos del terrible medioevo, consolémonos con el canto de los bardos… LUÍS AGUILÉ NOS DEJÓ UN GRAN MENSAJE: ÓIGANLO “abriéndolo sin miedo”; se lo vetaron y no lo dan por ningún medio (cuando debiera ser oído todos los días que amanece), es durísimo. Sin embargo nos dan cantidad de, “berridos locos y cantos insulsos, idiotas y adormecedores para la masa”.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre