Porque niego, pienso

33
- Publicidad -
  • I
    Me niego a vivir en el suicidio permanente
    de los males del mundo.
    Hay que despertar y no resignarse.
    Nada de encogerse de hombros
    ante tanta injusticia sembrada.
    Hay que levantarse y caminar siempre adelante.

    II
    Me niego a morir con las manos atadas
    mientras tenga voz para liberarme.
    La libertad de pensar es propia de cada uno.
    En cada pensamiento hay un remedio para un mal.
    Toda nuestra vida pertenece a los pensamientos.
    Y si pienso, vivo.
    Porque vivir es sentir el deseo de volar,
    no me cortéis las alas, no me partáis el corazón.

    III
    No niego los deberes y derechos del ser humano,
    pero cuesta reencontrarlos,
    es tan escasa la sapiencia y tan abundante el vanidad,
    que nada es lo que parece en este universo
    poblado de vacíos, viciado por el hombre,
    embutido de cadenas que, aunque sean de oro, matan.
    Dios nos libre de encadenarnos a cautiverios
    tan degradantes como la de ser esclavo de uno mismo.
    Líbranos Señor de recogimientos necios
    y de corazones amargados en este desvivir de cada día.

  • IV
    Negar las evidencias de lo mucho que se nos impone
    por parte del mercado del poder,
    es como querer respirar y no tener aire.
    Cuán vano es dejarse morir
    cuando aún no te has levantado para vivir.
    A veces no pasamos de ser predicadores de la vida.
    De una vida que nos aprisiona tanto
    que nos deja sin deseos, sin verso que llevarse a la boca,
    sin nada, en este nadar junto a nadie y junto a todos.
     

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.