Playa Fenicia seguirá esperando

- Publicidad -
  •  Coincidiendo con la inauguración de una Exposición sobre “El Cerro del Villar” en Málaga, hemos conocido estos días que el Ayuntamiento de Vélez-Málaga debe devolver, con intereses, Un Millón de euros que desde 2006 tenía con carácter finalista para invertir en Playa Fenicia. El desmantelamiento del modelo de ciudad, con unas u otras excusas, viene desde las elecciones municipales del 2007 y se ha acentuado. En aquel año publiqué un artículo de opinión que por desgracia sigue siendo vigente. Es como si el tiempo pasara en el Universo pero no en nuestro municipio que ha asumido la inmovilidad, falta de gestión y de objetivos como principio inmutable. Nadie se mueve y “las cosas son muy difíciles porque nos dejaron muchos problemas”. Es verdad que la crisis está aquí, y que gobernar es difícil, pero todo no es la crisis, hay importantes factores locales además de los generales responsables de tanta desidia.
    Aún a riesgo de ser nuevamente victima de insultos y descalificaciones como viene siendo habitual y no de lo que debería ser ideas y argumentos por quien no comparta los míos, sin mencionar a nadie, y mucho menos sin insultar a nadie, agradezco a Diario de la Axarquía que publique este texto con la pena de que parece escrito hoy pero fue hace cinco años. Se titulaba: “Playa Fenicia deberá esperar”, apareció en Tribuna de Opinión del Diario Sur y decía así:
    “Se trata de uno de los proyectos más interesantes de toda Andalucía para poner en valor un destacado número de yacimientos arqueológicos y el espacio medioambiental y paisajístico que supone el delta del río Vélez y el Peñón de Almayate.
    Presupone la creación de un parque periurbano muy necesario para una ciudad en constante crecimiento y enclavada en plena Costa del Sol cuyo litoral debe ser especialmente protegido. Un proyecto que conjuga el respeto y la conservación del medio ambiente, aprovechando las extraordinarias oportunidades que ofrece la desembocadura del río Vélez, y la recuperación y puesta en valor de los yacimientos fenicio-púnicos y romanos, uno de los contextos arqueológicos más importantes del Mediterráneo, aún por mostrar al gran público.
    El conjunto arqueológico que conforma la desembocadura del río Vélez caracterizado por el complejo urbano e industrial fenicio-púnico de Toscanos, Peñón de Almayate, Cerro Alarcón y Cerro del Mar constituye una de las zonas Arqueológicas más importantes del Patrimonio Histórico de España. Apoyado en los estudios del Instituto Arqueológico Alemán durante más de veinte años bajo la dirección de H. Schubart, H.G. Niemeyer y M. Pellicer, se incoó su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC). La investigación de esta zona arqueológica ha sido imprescindible para el conocimiento de la colonización, el posterior desarrollo púnico en el Mediterráneo Occidental, así como de sus ciudades originarias, caso de Tiro. De todas las ciudades fenicias que se fundan en la Península Ibérica, Toscanos, Cerro del Mar, Morro de Mezquitilla y Cerro del Villar son las únicas que no se encuentran bajo el subsuelo de ciudades modernas que dificultan su estudio. El delta del Vélez ofrece a diferencia del Cerro del Villar un periodo de ocupación mucho más extenso, desde el siglo VIII a. C. hasta el siglo III d. C., en él hay dos ciudades y tres necrópolis. Toscanos fue una factoría fenicia fundada a mediados del siglo VIII a. C. y se encuentra en una ensenada que se adentraba en el río Vélez. Su edificio principal fue un gran almacén de tres naves, desde el que exportaban los productos de la zona y se introducían de otras ciudades en lo que fue la primera globalización del Mediterráneo. La importancia que fue adquiriendo este centro permitió un importante crecimiento, y sobre el año 700 a. C. se llega a registrar una expansión hacia el Cerro Alarcón y Cerro del Peñón de Almayate, donde se concentraron los talleres industriales. En el siglo VII d. C. se creará una fortificación para defender la ciudad, levantándose una importante muralla que partiendo de Toscanos se elevaba hacia el Cerro Alarcón, que contó con un pequeño fortín y una guarnición, cerrándose el complejo en el Peñón de Almayate.
    Al otro lado de la ensenada, frente a Toscanos, se levantaba en el Cerro del Mar a finales del siglo VI d. C. la ciudad de Maenoba. Será durante el bajo imperio romano cuando la misma adquiera un gran protagonismo como centro productor de garum y de salazones de pescado, con un complejo sistema residencial e industrial. Y al norte de Toscanos, a escasa distancia, se encuentra la necrópolis de Jardín, una de las mejor conocidas. Hasta la fecha se han encontrado 101 sepulturas, excavadas la mayoría en la roca, si bien varios centenares fueron destruidos en su día. Este cementerio fue usado en principio por Toscanos, pero posteriormente se vinculará con la población de Maenoba.
    El Simpósium Internacional sobre el Mundo Antiguo en Málaga celebrado en octubre de 2006 en la ciudad de Vélez-Málaga, donde participaron los mayores especialistas nacionales e internacionales sobre el mundo fenicio, manifestó un claro apoyo al proyecto de Playa Fenicia para la conservación y puesta en valor de los restos arqueológicos fenicios de la costa de Vélez-Málaga.
    Todas estas razones nos hacen pensar que el Parque Arqueológico Playa Fenicia se iba a convertir en un centro de estudio, interpretación y difusión cultural único de lo que fue el mundo de las colonizaciones del primer milenio a. de C. en el Mediterráneo, cara a su incorporación en la red de conjuntos históricos europeos cuya gestión y aprovechamiento pueda contribuir a la reactivación económica de la zona desde el turismo cultural, que a su vez genere una adecuada estrategia capaz de superar el despropósito de la destrucción de los yacimientos fenicios en la costa malagueña.
    El proyecto se articularía desde la creación de un museo que sería la principal pieza del parque arqueológico, donde se daría a conocer quiénes eran los fenicios y cómo vivían, así como la creación de un «museo al aire libre» de los vestigios arquitectónicos-arqueológicos que se consolarían y acondicionarían para ello, articulado a través de diferentes rutas de visitas.
    Playa Fenicia era un proyecto que estaba en marcha. En 2001 se contaba con el Plan Director, en 2002 se firmaba un acuerdo protocolo con la Consejería de Cultura, en esos mismos años se compró por parte del Ayuntamiento de Vélez-Málaga el Cerro del Mar. En 2006 se firmó el convenio de cesión de los terrenos del Peñón de Almayate y la parte de la Finca del Jardín en la que se encuentra la necrópolis fenicio-púnica. A principios de 2007 se presupuestó un millón de euros para invertirlos en Playa Fenicia. En marzo de 2006 se constituyó el Comité Científico y Asesor de Playa Fenicia del que forman parte profesores de la Universidad de Málaga y de Almería, especialistas en el mundo fenicio-púnico y romano, y diferentes arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán, Diputación Provincial de Málaga, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Vélez-Málaga.
    Este comité científico estaba estudiando la reexcavación de la necrópolis de Jardín para posibilitar su visita y en el cortijo inmediato se iba a crear un Centro de Interpretación. Pero lo que han hecho los nuevos responsables del Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha sido despedir 2007 en un día negro donde se acordó devolver los terrenos del Peñón de Almayate y finca de Jardín «porque resulta innecesario mantener la posesión de una serie de fincas rústicas, que pudieran o no integrarse en su día en el conjunto de sistemas generales del municipio». Podría haberse discutido la forma de compensación económica para su obtención, pero devolverlos de lo público donde por fin estaban a la propiedad privada es un desprecio a nuestra historia y al trabajo de tantas personas que desinteresadamente han venido contribuyendo a desarrollar este emblemático proyecto. Si los fenicios llevan aquí desde el siglo VIII a. C., supongo que alguien pensará que no les pasa nada porque sigan esperando.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.