Un Canto al Amanecer

- Publicidad -
  • Con el alba besándome la mano,
    y recostado sobre mi ventana,
    disfruto viendo nacer la mañana
    allá por el horizonte lejano.

    Y esa mañana, tan brillante y ufana,
    del cálido solsticio de verano,
    me renueva con espíritu sano
    y me estimula en mi pugna mundana.

    Y en gratitud a esos gozos que gano
    contemplando tan mística alborada,
    yo le dedico esta “albada” pagana

  • a todo silfo o duendecillo arcano
    que, con su lucecita sonrosada,
    a cada amanecer presto engalana.
    -Francisco Martín Martín-

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.