‘Gibraltar el chico’

177
  • Lo más probable es que el origen de Benamargosa sea árabe y que su fundación se deba a una de las tribus del norte de África que se asentaron en la Axarquía malagueña allá por los siglos octavo o noveno, si bien los primeros testimonios escritos que dan fe de la existencia de esta población axárquica son muy posteriores.
    Aunque, según la toponimia, el origen árabe de Benamargosa parecería incuestionable por la presencia en el nombre del prefijo “Ben”, también existen teorías de que se trata de un nombre prerromano. J. A. Xavariño, en su libro “Las raíces de Iberia en la toponimia de España y Portugal”(Málaga, 1977) defiende que el término “Benamargosa” viene de “Bena” o “Vena”, que significa acuífero, y “morgosa”, que procedería de “AMA-ARKO-OTZA”, y significaría pedregal del monte. Así pues, según el autor citado, Benamargosa significaría algo así como “Las aguas del pedregal del monte”.
    Fernando Rueda García en su libro “La Axarquía paso a paso” (Málaga,1992) defiende que la primera referencia a Benamargosa corresponde al siglo XIII. En la página 65 del libro afirma textualmente que “…el primer documento del que tenemos noticia del nombre de la villa, data de 1216, cuando Ibn Beithar, precursor de la grandeza de Benamargosa, intentó la implantación del cultivo del limonero en sus huertas…” Y Antonio Gutiérrez Calderón, autor de la reciente y documentada obra “Benamargosa. Historia y Tradición” (Málaga,1999) afirma no haber encontrado documento alguno que cite a Benamargosa en tiempo anterior al siglo XV.
    En los repartimientos de Comares figura Benamargosa como parte de su distrito, junto con las alquerías de Cútar, Almáchar y El Borge, y recibiendo los nombres de “Morgoza” o “Benamorgoza”.
    Poco después de la conquista castellana de abril de 1487, en la que caen todas las tierras de Vélez, Benamargosa, al igual que los otros núcleos urbanos de la comarca es repoblado por conquistadores. Concretamente en 1488 se afincan 47 pecheros y en 1496 se detecta la existencia de 45 mudéjares. En el famosísimo libro sobre la rebelión de los moriscos de Mármol Carvajal se afirma (página 270, edición de 1946) que en 1570 había en Benamargosa 105 vecinos, de los cuales 60 eran moriscos y 45 cristianos. En 1571 el censo castellano nos afirma que había 75 vecinos (300 habitante) y, en 1646, la cantidad de vecinos había bajado a 72 (288 habitantes).
    Durante los siglos diecisiete al diecinueve se produce un proceso de estancamiento y su devenir histórico es paralelo al de la mayoría de los pueblos de la comarca, sin grandes elementos a reseñar.
    Por un Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, con el que se instaura la nueva división administrativa y judicial de la provincia de Málaga, Benamargosa pasa a formar parte del partido judicial de Vélez-Málaga.

    Desde mediados del siglo XIX se va a convertir en zona de contrabandistas, hasta el punto de ser conocido el pueblo por “Gibraltar el Chico”. El contrabando, sobre todo a partir de la gran crisis de la Filoxera, va a ser un negocio de gran riesgo, pero lucrativo, que va a mantenerse hasta muy avanzado el siglo XX. El tabaco y los tejidos de calidad eran los productos estrellas del tráfico, siendo distribuidos por los pueblos de los alrededores a través de “los mochileros”, muchos de los cuales eran mujeres.
    Gutiérrez Calderón cita una coplilla conocida en Ubrique (Cádiz) que decía textualmente: “…Viva mi pueblo señores / que soy de Benamargosa / donde se vende el tabaco / como si fuera otra cosa….”
    Las condenas por delito de contrabando arrecian en Benamargosa a partir de 1872, reconociéndose entre ellas a algunas mujeres.
    Algunos de los contrabandistas llegaron a ser famosos por su arrojo, llegando a enfrentarse con los trabucos a los migueletes o carabineros. También fue singular en esta localidad la fama de algunos bandoleros conocidos de la segunda mitad del siglo XIX, entre los que cabe destacar “Pepico Empegué”.
    Benamargosa vive hoy de la agricultura, especialmente de los cítricos y de los subtropicales, donde obtiene notables éxitos económicos. Así se escribe la Historia.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre