Los puntos sobre las íes.

  • Corría el año 2008, en España teníamos una tasa de crecimiento real del 3.8%, ya empezaba a notarse que algo no iba bien ya que se redujo dicha tasa en 0.1% con respecto al año anterior. La construcción tras alcanzar su máximo empezaba a caer y nosotros nos preguntábamos el por qué de esta nueva situación. Si todo iba genial, buenos sueldos, la tasa de paro decrecía pero… En otro lugar del planeta algo se iba creando poco a poco sin nadie saber las consecuencias que produciría. Se trataba de la gestación de la crisis actual en el año 2001.
    Después de un largo tiempo podemos decir que el principal causante fue los bajísimos tipos de interés que se aplicaron en aquella fecha. La Reserva Federal de Estados Unidos bajó los tipos de interés al 1% para aumentar el consumo de los ciudadanos ante la amenaza de recesión. Unos tipos de interés tan bajos quieren decir que el dinero es muy barato, es decir, que tener dinero en el bolsillo es muy similar a tenerlo en un banco y que es muy barato endeudarse para consumir más. Entonces, los consumidores, en vez de meter su dinero en el banco lo dedican a otras actividades de inversión. Para que quede claro, si en un banco me dan un 1% de interés (que en algunos periodos realmente llegó a estar en un 0% real) por mi dinero, es mejor invertirlo en otra cosa que me genere más beneficios, ya que a mis ahorros les quiero sacar la máxima rentabilidad. ¿Dónde se podía invertir en aquellos años? La solución es bastante fácil. Principalmente existían dos vías, la primera era invertir en la construcción, es decir, utilizar la vivienda como instrumento de especulación y la segunda consistía en invertir en bolsa comprando bonos, acciones y demás productos financieros. Esta situación acarrea un problema para los bancos y prestamistas, al existir unos tipos de interés tan bajos, ellos veían reducir sus beneficios, entonces para mantenerlos comenzaron a conceder préstamos e hipotecas a consumidores con poca solvencia, es decir, concedieron estos productos a personas que tenían un mayor riesgo de no poder hacer frente al pago de su hipoteca. Hasta el punto de entrar a un banco para pedir una hipoteca y salir del banco con la hipoteca, el préstamo para cambiar el coche, para comprar la cocina y amueblar el salón. Pero si pensamos en el beneficio de un banco… Si concede hipotecas y prestamos a personas que no las podrán pagar en un futuro… ¿Dónde está el beneficio? La próxima semana más…

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.