Mal rollito y «tó pa mí”

  • Además de los que ya estaban…han llegado otros y para quedarse por un tiempo. Los del PP van organizando sus equipos de gestión municipal en exclusiva.
    Todo para ellos. Para la oposición ni mijita. Al grito de "semos los salvaores" han hecho sonar las cornetas y los de la tropa aprietan el culo y desfilan disciplinados ante los caudillos locales.
    Dicen que llegan con ajustes y con recortes… pero. De momento sólo pretenden asfixiar económicamente al resto de grupos políticos a los que no se les da el respeto y la dignidad que merecen. Es un talante. Es un modo de hacer.
    Por otro lado, en estos tiempos de crisis cruje al pensamiento la acumulación de cargos de la que algunos ya disponen. Paco Delgado sigue siendo parlamentario andaluz, como si no tuviera bastante con presidir la corporación de una ciudad con más de 70.000 habitantes. Debería dejarse de tantos viajes a Sevilla y "centrarse" o "concentrarse" en Vélez.
    Lo mismo cabe señalar del victorioso Armijo, quien además de controlar Nerja….ha sido designado diputado provincial con responsabilidades de gobierno y nada menos que con la dirección del Patronato Provincial de Recaudación.
    Y, como yo no me callo, también me parece mal que el alcalde socialista de Periana sea el único diputado del PSOE por la comarca. Para este puesto debería haberse elegido a otro socialista que al menos tuviera más tiempo y capacidad de coordinación con el resto de los compañeros de la Axarquía. Este hombre, Adolfo, no podrá visitar los otros pueblos de la zona e interesarse por sus problemas. Bastante tiene con su localidad y sus únicos desplazamientos serán a Málaga capital.
    Vamos que, en general, no me gusta como empieza esta legislatura. Sólo hay algunos detalles de alegría como el de ver a algunos excelentes profesionales de la información ocupando puestos de gestión. Es el caso de Salvador Gutiérrez, a quien ha fichado el nuevo concejal de Cultura de Vélez, Antonio Fortes. Entre ambos pueden hacer un buen trabajo.
    Hay que dejar que pasen los clásicos cien días de cortesía. Es preciso que se asienten en los cargos, pero nunca debemos bajar la guardia. Los medios de comunicación han de jugar un papel de control del poder y en eso me temo que tampoco se anuncian buenos tiempos. Lo vamos a ver.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.