La consumación de todas las caídas

  • Los indignados ya no son una plataforma pacifista que reivindica aquello que de un modo romántico tiene pinceladas de otra ideología que precisamente no es nueva.
    Atentos a ellos, desde mi café matinal, con la prensa en la mano y viendo a la gente en su ajetreo matutino. Desde lo ajeno a prácticas política, y digo prácticas porque si nos vamos al concepto de ciencias políticas todavía nos queda mucho por aplicar. Desde mi punto de observación donde todos hablan, todos juzgan y todos creen tener la solución.
    Los indignados están culminando el fenómeno social más relevante de los últimos tiempos, la caída de los sistemas, lo que financieramente comenzó en Estados Unidos, hoy en España está viéndose afectada por impactos crediticios, hipotecarios, falta de confianza en los mercados y una expansión de créditos ficticios que los bancos centrales han dirigido con su batuta y los empresarios terminaron por invertir donde no tenían que hacerlo, según Huerta de Soto.
    El sistema político gobernado por el capital más codicioso por ende una dejación en políticas sociales, educativas, sanitarias y un largo etcétera, que hace de mi café un peligroso cóctel de cafeína.
    Y ahora vienen estos chiquillos indignados que un día decidieron pedir por las buenas, que no eran las buenas que entendemos, eran otras rutas ociosas entre ibicenca y after hours, tocaba hacerlo a lo grande, pero como no les salió bien, lo hacen a pataleta pero en materia de adultos, contra la ley, con la falta de respeto a una sociedad que ni quiere ni acepta su movimiento.
    La paz social ya no existe con ellos, arremeten a la fuerza contra el sistema, ya no son pacíficos, perniciosa ideología que sigue cabalgando entre nosotros. Haciendo con ello el culmen de todas las caídas. Nuestro actual gobierno se esconde, desde lo ajeno que me caracteriza en materia política, no están porque no saben cómo arreglarlo, o porque es otro impacto más al que someterá este país para dejarlo en la más lamentable situación antes de que se vayan. Pareciera que no fueran españoles.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.