La prensa hace 125 años

- Publicidad -
  • En este tiempo de hoy que nos ha tocado vivir, de comienzos del siglo XXI, donde los veleños y veleñas se enfrentan, cada día, a una oferta abundantísima de medios de comunicación, entre televisiones nacionales, autonómicas y locales, emisoras de radio y periódicos, es bueno recordar que, en otros tiempos, a finales del siglo XIX, solo había en la localidad un medio de comunicación para informar a los de aquí.
    A finales del siglo XIX, en la década de los ochenta, Vélez-Málaga vive un momento de popularidad a lo largo y ancho del país a través de la prensa. El hecho se cifra en diversos motivos, y, muy especialmente, en algunos poco edificantes. De un lado, el hecho de encontrarse de máxima popularidad la partida de los bandoleros de la Axarquía, que campea por todo el sur a sus anchas; y, de otro, por la tronadísima muerte del primer obispo de Madrid-Alcalá, Monseñor Martínez Izquierdo, que cae asesinado a la puertas de su catedral, en Domingo de Ramos, a manos de un sacerdote peculiar, "natural de Vélez-Málaga, conocido popularmente como el cura Galeote. Completa el cuadro mediático el terremoto de la navidad de 1884, con la desgracia que supone para Vélez-Málaga, entre otras poblaciones, donde más de mil viviendas se ven afectadas, entre dañadas y destruidas, y que va a ser, otra vez, motivo de presencia de la capital de la Axarquía en la prensa nacional, junto a localidades axárquicas como Frigiliana, Periana… Se trata de la misma prensa que inició toda una campaña de solidaridad para que el mundo acudiera en ayuda de los damnificados del seísmo en las provincias andaluzas de Málaga y Granada; la misma prensa que anunciaba datos escalofriantes sobre analfabetismo en nuestra comarca, cercanos al 90%…
    Por aquel entonces la Dirección General de Seguridad confeccionó un estudio general de prensa en España, siguiendo los datos que recibiera de la totalidad de las provincias españolas. Dicho estudio nos informa con detalle de los periódicos existentes en el país, sus tendencias, sus influencias, su financiación, etc. Siguiendo dicho estudio sabemos que existían, en total, mil cuarenta y nueve periódicos, de los que doscientos sesenta y cinco eran diarios y el resto de periodicidad variada, en su mayoría semanarios. La capital de España, lógicamente, se llevaba la palma en lo tocante a la prensa diaria con un número de cuarenta y un periódicos.
    Por lo que se refiere al objeto y fines del millar largo de publicaciones, sabemos que el mayor número de ellos, doscientos trece, eran científicos, y que ciento veintitrés tenían intereses morales. La prensa oficial no llegaba a copar el 10 %, con un total de noventa y seis cabeceras, mas diecisiete, que se podían calificar de administrativos, así como cuatro militares cuyo objeto era el ejército y la armada.
    Por lo que hace referencia a las tendencias políticas, lo monárquicos se llevaban de calle a los demás, pues, frente a sus doscientos once periódicos, se encontraban, tan solo, ciento cuarenta y ocho republicanos y setenta y siete independientes.
    La iglesia católica ponía en circulación sesenta y un periódicos. Y completaba el panorama cuatro ediciones masónicas, siete tauromáquicas, una deportiva, veintidós de intereses locales y veintiún noticieros. De estos últimos, en el conjunto de mil cuarenta y nueve periódicos, se desprende la escasa importancia que se daba a la noticia pura y dura en la sociedad de la época, teniendo éstos medios de información que acudir, en la mayoría de los casos, a los hechos más insólitos y llamativos, a veces escabrosos, que pudiesen lograr la atención más primaria de los lectores.
    En su conjunto el estudio de la Dirección General de Seguridad nos indica que el movimiento periodístico medio de la época en España acusa una profusión de 0’61 periódicos por cada 10.000 habitantes. La prensa política de todos los matices arroja una proporción de 0’29 %, de la que corresponde el 0’8 a la republicana en todas las distintas facciones en que se divide.
    En Vélez-Málaga, por aquel entonces, según nuestras noticias, existía tan solo un periódico que se llamaba "El Eco de Vélez-Málaga", del que desconocemos su tendencia política, tirada, periodicidad de aparición, precio, etc. En cualquier caso es notorio que el número de lectores de prensa en la Axarquía debía ser muy pequeño, pues el analfabetismo, como hemos dicho, rondaba hacia el 90 % en las mujeres y el 83 % en los hombres. ¡Menuda Historia!

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.