Estaba escrito en el aire

  • Últimos rescoldos de la más falsa de las campañas municipales de las que se tiene memoria. El PP mordió en la yugular del paro, de la crisis y de la desgracia y no soltó la presa.
    Lo mismo te da que estés en Nerja, en Torrox o en El Trapiche: siempre escuchabas las mismas arengas y consignas. De nuestros pueblos no se habló nada. De los proyectos o de las gestiones locales se corrió un estúpido velo.
    Se disparó a la avutarda coja de Zapatero que no ha dado descanso a la jauría que le persigue a pesar de que ya anunció su rendición ante las cifras.
    No hubo tregua. A las huestes del PP les brillaban los dientes del odio y de la venganza ante el de la ceja que se la metió doblada en dos elecciones generales. "Esto no puede ser. Ahora se van a enterar".
    Y claro que nos vamos a enterar. Estos que escupen rencor y venganza nos van a pone en fila india para no desperdiciar balas (siempre dialécticas). Primero caerán los medios de comunicación independientes, luego los sindicatos, luego los hospitales públicos, los colegios públicos y laicos. Y luego…los gays que han cometido el pecado de casarse. ¿Los van a divorciar a la fuerza?
    Pero no engañaban. Bonilla desde las farolas gritaba que la capital de la comarca necesita un alcalde "de verdad".
    Armijo nos amenazaba desde todos los frentes, hasta con avioneta, pidiendo el voto "ahora más que nunca". Porque no había tenido tiempo en 16 años ni de hacer un recinto ferial. Ahora tiene más. Más aceite de ricino para los que no piensan como él porque ya va a caer rendida la perversa Junta de Andalucía y el Gobierno de ZP. Ya huele a Imperio.
    Lo tienen claro. Se han quedado con la Axarquía y con el mundo mundial. Y ojo porque han llegado para quedarse. Estos no andan con bromas. Los "pajarracos" de las gaviotas que decía Alfonso Guerra el otro en Vélez traen el pico afilado y muchas ganas de hacer nido en el poder municipal. Es su primer paso para reconquistar una "Egpaña" eterna de la que ya dan ganas de exiliarse.
    Yo ya me estoy haciendo el cuerpo. Estudio otra vez el catecismo y por las noches, en lugar de pensar en mujeres pecadoras, veo las tertulias fascistas de la tele y bebo coñac, mucho coñac, porque es para "hombres de verdad".
    Vamos que me cojo unas cogorzas brindando por su éxito y para olvidar la pena de tantos años de lucha por las libertades ahora acojonadas.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.