A María José Sánchez Ballesteros

124
  • Te tengo en mi pensamiento,

    amiga María José,

    desde el momento en que sé

  • el mal de tu sufrimiento.

    Mal que, por conocimiento,

    sé temido y de mal ceño.

    Mas es tan firme tu empeño,

    que yo de tu mal espero

    te sea breve y pasajero

    y sólo deje un mal sueño.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre