Elena Cortés: «El alquiler del tranvía es un error clamoroso y un auténtico despilfarro”

36
Cortés, consejera de Vivienda y Fomento de la Junta de Andalucía.
- Publicidad -
  • Cortés, consejera de Vivienda y Fomento de la Junta de Andalucía.
    Cortés, consejera de Vivienda y Fomento de la Junta de Andalucía.

    Pregunta.- El Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha autorizado el alquiler de las tres unidades del tranvía, con el que, según apunta un informe económico, ahorrarán unos 280.000 euros. ¿Cómo valora la Junta esta decisión?

     

    Respuesta.- Es un error clamoroso y un auténtico despilfarro, que además pretende confundir sobre el fondo de la cuestión. La gestión y explotación del tranvía de Vélez-Málaga corresponde al Ayuntamiento.  Y me gustaría remarcar un hecho fundamental: es una decisión política, ideológica, en ningún caso técnica, ni tan siquiera económica. Parte, sencillamente, de un re­chazo al transporte público colectivo. El modelo del PP sigue anclado en la preeminencia del co­­­­che. Nosotros apostamos por el transporte público colectivo y la movilidad sostenible.

  •  

    P.- ¿Considera que el Consistorio se ha visto obligado a hacer esta operación? Francisco Delgado si­gue culpando a la Consejería de ver­se obligado a mantener paralizado el tranvía.

     

    R.– En absoluto se ha visto obligado. Como digo, la explotación del tranvía corresponde única y exclusivamente al Ayuntamiento de la ciudad, que lo puso en servicio en octubre de 2006. La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Fomento y Vivienda, realizó la inversión para su construcción. Pero no nos hemos quedado ahí. He­mos ofrecido asesoramiento técnico al Ayuntamiento, a las anteriores corporaciones y también al ac­tual equipo de Gobierno local, para mejorar y optimizar la explotación del tranvía. Con el actual Gobierno veleño, este ofrecimiento y los estudios elaborados por la propia Consejería han caído en sa­co roto. Es una auténtica lástima. Cada día que el tranvía está parado es un despilfarro de dinero público y un menoscabo de la movilidad de los ciudadanos.  

     

     P.- ¿Se le ha ofrecido al Ayuntamiento de Vélez-Málaga otra alternativa para poner de nuevo en marcha el que fuera primer tranvía de Andalucía, además del estudio de movilidad en la que la Junta se ha comprometido a colaborar?

     

    R.- Todas las alternativas, por su­­puesto. La Consejería de Fomento y Vi­vienda ha propuesto al Ayuntamiento de Vélez Málaga la elaboración de un estudio de movilidad ur­bana para el municipio, que constituye una herramienta para asegurar la plena viabilidad eco­nó­mico-so­cial de la explotación del tranvía. Hay que recordar que en el primer año de servicio, el tranvía alcanzó una cifra de viajeros muy próxima al equilibrio económico financiero.

    “La explotación del tranvía corresponde sólo al Ayuntamiento de Vélez-Málaga”

    El tranvía transportó 922.135 viajeros, sobre un objetivo de 1.122.000. Estábamos en el buen ca­mino. Además, estos datos de viajeros fueron posibles sin la segunda fase aún en servicio (que da acceso al centro urbano), y con unas frecuencias de paso que pueden mejorar, dado que sólo cuenta con dos unidades de material mó­vil. El estudio de movilidad permitiría un rediseño del transporte ur­bano sobre la premisa de la coordinación e integración del transporte urbano por autobús y por tranvía, de modo que las líneas de autobuses alimenten al eje tranviario, en lugar de solaparse y competir entre ambas. Es de cajón. El tran­vía de Vélez-Málaga tiene unas posibilidades innegables, pero necesita que el Ayuntamiento crea en él. Se trata de aplicar economías de escala a través de esta reordenación, pero parece que el Ayuntamiento no quiere hacer uso de su com­petencia para implicar a la concesionaria (que explota ambos sistemas de transportes) en una reordenación intermodal que sume, en lugar de restar. Sumar, no restar. Favorecer, no obstaculizar. Sólo con esta reordenación y una política de integración tarifaria entre ambos modos se plantearía un escenario muy diferente. Es cuestión de voluntad y de apostar por el tran­vía y el transporte público.

     

    P.- ¿Está prevista alguna reunión con respecto a este asunto?

     

    R.- Pese a los ofrecimientos del delegado territorial de Fomento y Vi­vienda en Málaga y del propio delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, la respuesta ha sido nula por parte del Ayun­tamiento de Vélez-Málaga. Nues­tras puertas siguen abiertas.

     

     P.-¿Está dispuesta la Consejería a ofrecer algún tipo de apoyo económico para que el tranvía vuelva a funcionar? Es decir, pagar parte del déficit de explotación tal y co­mo le proponía el PP.

     

    R.- Cada administración debe asumir sus responsabilidades. Un ayuntamiento no puede dimitir de sus obligaciones para con el transporte público colectivo del que disponen sus vecinos. La hoja de ruta propuesta por la Consejería, consistente en el Plan de Movilidad para asegurar la viabilidad al sistema de transporte público, permitiría un perfecto reequilibrio e­co­­nómico-financiero, sobre la base de la obtención de una mayor demanda de usuarios. Claro, siempre que el Ayuntamiento esté dispuesto a poner en servicio la segunda fase del tranvía e incorporar una tercera unidad. Insisto, sin compromiso político no existiría el transporte público, ni la educación pública, ni la sanidad pública…

     

    “Madrid no cree en la Sanidad pública y el Ayuntamiento veleño en el transporte público”

     

     P.- ¿Cómo una administración puede paralizar un transporte público que ha costado 40 millones de euros de inversión?

     

    R.- Porque no cree en el transporte público. Lo ve­mos cada día. ¿Cómo puede jubilarse forzosamente a 700 médicos de un día para otro? Pues porque el Gobierno de la Comunidad de Madrid no cree en la sanidad pública. Lo repito: la decisión en relación a la explotación y gestión del tranvía corresponde al Ayuntamiento, que tiene la competencia sobre el transporte urbano. Como ya le he comentado, para la Consejería de Fomento y Vivienda esta decisión carece de sentido y, mucho menos, de rentabilidad económica y social.

     

     

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre