La generación del 82 del colegio Andalucía se reencuentra

25
En la imagen, alumnos durante el reencuentro. Foto: Alejandro Martín Parra.
- Publicidad -
  • Los alumnos y alumnas del Colegio Público Andalucía de la generación del 82, diecisiete años después de dejar el colegio atrás, decidimos reunirnos el pasado 20 de abril. Los de nuestra generación aprendimos valores como el respeto y la educación, algo de lo que nos dimos cuenta cuándo íbamos preguntando por “Don” Miguel o por la “Señorita” Pepi. No queríamos que faltaran a la reunión los responsables de nuestra Educación General Básica, uno de los pilares de lo que hoy somos los del 82.
    Hace 17 años no estábamos tan saturados de información como los niños de hoy en día, conservábamos esa genuina inocencia donde una de nuestras mayores preocupaciones era la de dibujar sin salirnos de las rayas. Nuestra niñez fue bastante divertida, los juegos eran muy simples: el escondite, la comba, el piso, los chinos, los trompos… nos íbamos al campo Lisbona cuando todo aquello no estaba ni en construcción y Rubeltor era nuestro segundo hogar. De vez en cuando discutíamos y peleábamos pero después se arreglaba con una simple sonrisa y tan amigos como siempre. Convivíamos desde el más inteligente de la clase hasta el más rebelde, todos jugábamos con todos y existía respeto y tolerancia, algo que al parecer hoy es más raro encontrar.

    Ha pasado mucho tiempo, muchas cosas han cambiado en nosotros y a nuestro alrededor

    Pasó el tiempo y los niños y niñas de ésta generación -de la que nos sentimos tan orgullosos los que pertenecemos a ella- hemos crecido, nos hemos convertido en gente de provecho: han salido dependientas, fotógrafos, empresarios, profesores, padres de familia, en definitiva, personas trabajadoras y humildes.
    El 20 de abril, como  aquella canción de Celtas Cortos, nos reencontramos todos los que pudimos -algunos venidos desde muy lejos- en el bar Rubio, nos saludamos con efusión, y con más ilusión, conforme iban llegando compañeros reconocíamos sus caras, algunas más cambiadas que otras, algunas no se habían visto en todo este tiempo. Con una enorme sonrisa empezamos a recordar nuestras andanzas, en nuestra memoria quedan imágenes y recuerdos inolvidables.
    Ha pasado mucho tiempo, muchas cosas han cambiado en nosotros y a nuestro alrededor, pero  por unas horas fue como si una máquina del tiempo nos hubiera llevado al patio del recreo del colegio Andalucía un día cualquiera del año 1996; por devolvernos a nuestra niñez queremos dar las gracias a los organizadores, a los asistentes, y para los que quisieron venir y no pudieron: ¡esperamos organizar más reuniones en un futuro!

    -Los antiguos alumnos del Andalucía-

  • - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.