Bonilla cifra la deuda municipal en 97 millones de euros

77
  • La deuda municipal asciende a 97 millones de euros, muy por encima de los 70 millones de euros que anunció el anterior Gobierno. Esta cifra ha confirmado las sospechas que tenía el alcalde de Vélez-Málaga, Francisco Delgado Bonilla, y que se ha conocido tras una reunión mantenida con el secretario, interventor y tesorero municipal. A esta cuantía hay que añadir además, apuntó Delgado, las deudas que tienen las empresas municipales, Emvipsa y Emssa. Respecto a Emvipsa, el alcalde anunció que ya ha dado instrucciones a la persona que ha sido adscrita a Emvipsa, Joaquín Gómez Alba, para que se proceda a la contratación de una auditoria económica y financiera y de legalidad para ver en qué situación real se encuentra la Empresa Municipal de la Vivienda. “Pronto tendremos una información exhaustiva para averiguar a qué nos enfrentamos desde el punto de vista económico y financiero”, dijo.

    Funcionarios
    Por otro lado, el regidor, acompañado por los integrantes del equipo de Gobierno, se reunió ayer en el teatro del Carmen con todos los funcionarios del Ayuntamiento con el objetivo de hacerles participes de su proyecto y trasmitirles el mensaje que ha sido definido como “trabajo y seguridad”. Según explicó, los empleados públicos del Consistorio veleño viven una situación de “privilegio” en los actuales momentos de crisis, pues hay que tener en cuenta que existen más de 5 millones de españoles desempleados, unos 15.000 veleños en paro, y que millones de personas no tienen la seguridad de mantener sus puestos de trabajos. Partiendo de estas premisas, manifestó, “he querido hacerles partícipes de este proyecto que ha obtenido la mayoría absoluta de los vecinos”. Para Bonilla, los funcionarios son parte esenciales de su proyecto porque cualquier iniciativa “va al fracaso” si no tenemos su entrega y esfuerzo.

  • Medidas
    Entre las medidas anunciadas y que afectarán al empleado público se llevará a cabo un análisis del organigrama municipal y de determinadas estructuras, y se pondrá en marcha una distribución más equilibrada de las cargas de trabajo en los distintos departamentos municipales. Anunció mejoras en los procedimientos administrativos para evitar duplicidades e interferencias entre las distintas áreas, la eliminación de determinados privilegios o “discriminación positiva” y dijo que acabará con prácticas habituales como “café a las 8.15, desayuno a las 10.30 y cerveza a las 13.15”. Asimismo, aseguró que será muy beligerante con las incompatibilidad de trabajo e intereses público y privado. “Los ciudadanos son contribuyentes y el que paga manda; nos demandan que estemos a la altura de las circunstancias”, concluyó el alcalde pidiendo a los funcionarios su colaboración y esfuerzo para dignificar la imagen de la Administración y de los propios empleados municipales.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre