Los del GIPMTM se enfrascan en el Pleno

  • El cruce de palabras entre la clase política veleña ya no entiende ni de Gobierno ni de oposición. Incluso hay ‘rifi rafe’ hasta entre los propios compañeros de partido. Los concejales del GIPMTM se lucieron en la Sesión Plenaria celebrada ayer en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga. Pudo verse cómo Manuel Rincón y su compañero Javier Checa tuvieron algún que otro encontronazo. ¿Sería porque Checa le llamó la atención a Rincón por sus palabras subidas de tono durante alguna de sus intervenciones? Está claro que la protesta anunciada por el edil Javier Checa de levantarse de su sillón cada vez que oyera un insulto quedó sólo en un titular de prensa. Permaneció sentado y calladito ante el espectáculo que una vez más se vivió en la capital de la Axarquía. Y para ‘campanazo’, el que dio el señor Toré. Lo que parecía ser una simple levantada (bien para una meada o para dar un trago de agua que le ayudara a digerir semejante show) se convirtió en una bronca monumental con su compañero de siglas, Rincón, que tan sólo preguntó si se marchaba porque se metía "con su amigo" (refiriéndose a Bonilla). Toré, le dijo que tenía mejores cosas que hacer que estar allí perdiendo el tiempo. Afirmó que tenía muchas cosas municipales relacionadas con su Delegación de Parques y Jardines que hacer, cosa que Rincón no hacía en la Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar, "la que usaba para cosas personales". ¡Todo eso a viva voz, con un pie dentro y otro fuera de la Sala, y ante la atónita mirada de todos los asistentes! Al volver, seguramente una vez terminada todas esas cosas municipales, Manolo Rincón le regaló un caramelito, y tan amigos. Al menos, Toré dejó muy claro que los Plenos no valen para nada.

    Más de lo mismo
    Luego, lo de siempre. Los continuos desafíos verbales entre Bonilla y Rincón, Rincón y Bonilla. Y eso que Manolo dijo que su madre le estaba llamando por teléfono para regañarle por meterse con Bonilla y que, incluso, le pedía que no lo hiciera más. Pero fue un chico desobediente y, entre otras cosas, le llamó: "Mentirosa", "mú sin vergüenza, políticamente hablando", "Paco el del miedo" o "lengüetona". Además, el portavoz de los segregacionistas torreños acusó al portavoz del PP de "disparar hacia todos los lados" y le comentó: "Paco, hubieras sido un buen banderillero conmigo", en el debate sobre la Fiesta Nacional. Por su parte, Bonilla, señaló que no le iba a consentir a Rincón que pusiera en duda su condición sexual. Preguntó a Rincón cuánto dinero le había dado la Junta de Andalucía desde que apoyó la moción de censura de la que ayer se cumplieron dos años. Delgado leyó uno a uno los puntos del acuerdo que firmaron IU, PSOE y GIPMTM. No hubo respuestas.

  • Guerra de enchufes
    Marín y Bonilla se enfrascaron para ver quién había enchufado a más gente. Según Marín él no tenía familiar "ni más cercano ni más lejano" en el Ayuntamiento, a lo que uno de los asistentes comentó: "¡Pero sí por las empresas!". ¿Tiene el PP algún concejal que haya estado trabajado en alguna empresa concesionaria de este Ayuntamiento o es un rumor?, ¿y algún concejal que tenga obras ilegales?, preguntó Marín a Bonilla.
    Amenazó el portavoz del PP a Marín "con llevar donde tenga que llevar" los expedientes de los contendedores soterrados en la finca de su hermano "que todavía están esperando". Marín retó a Bonilla a ver si tenía lo que “había que tener” para ir donde hay que ir, que “me parece que no te la ves ni con lupa", refiriéndose a lo que soltó Bonilla de su hermano. Delgado insistió una y otra vez en que Emvipsa estaba endeudada y que IU la había convertido en la oficina de colocación.

    ¿Quién modera?
    De todo menos moderar. Aunque intentaba mediar, la alcaldesa, María Salomé Arroyo, al final dejó que cada cual hablara de lo que quisiera según le venía en gana o la inspiración divina. Incluso los propios ediles perdían el norte de la cuestión. Fue el caso de Manuel Rincón que llegó a preguntar: “¿Estamos en el punto 11 o cuál era este, que me he perdido?” o de Claudio Morales que reconoció: "Bueno yo ahora voy a aprovechar para hablar de una cosa que no dije en el punto de antes". Cada cuál a su aire y a su ritmo. Eso sí, de vez en cuando la alcaldesa decía: "Se le agota su tiempo".

    Aprobación
    Entrando en materia, la cita política en sí dio para poco o tal vez para mucho si le tocamos el bolsillo a la ciudadanía. Se aprobó iniciar el expediente para contratar un crédito por la friolera de 19 millones de euros para Emvipsa. Tan sólo Bonilla puso en duda qué entidad financiera iba a querer darle un duro a la empresa municipal “si está en ruina”. Además, se aprobó la modificación de la ordenanza fiscal reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que conllevará la rebaja del 0,74 por ciento al 0,70 en el ejercicio 2011, en el caso de los inmuebles de naturaleza urbana. Se aprobó, asimismo, reiniciar el expediente para revocar la concesión administrativa otorgada a la empresa Rondega SA para la construcción y explotación, en una parcela municipal de 33.000 metros cuadrados, de un complejo de ocio que incluía una plaza de toros, un hotel, una zona de copas y una centro comercial. Llama la atención que pese a los habituales y continuos enfrentamientos en cada una de las intervenciones, la mayoría de los puntos fueron aprobados por unanimidad. La cuestión era discutir.

    Maestro Hernández
    Por unanimidad, la Corporación Municipal dio luz verde de forma unánime a una moción a través de la cual el Ayuntamiento se suma a la petición de la Sociedad de Amigos de la Cultura (SAC) para que la Junta conceda la Medalla de Honor de Andalucía al pintor Francisco Hernández. Destacar que Rincón Granados, apuntó como posible lugar para la Casa Museo del artista una de las Salas del Museo de la Caña de Azúcar de Torre del Mar.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.