Rincón y Bonilla crispan el ambiente

- Publicidad -
  • Lo que protagonizaron los portavoces del GIPMTM y del PP, Manuel Rincón y Francisco Delgado, podría calificarse de ‘vomitona verbal’. En la sesión plenaria celebrada ayer en Vélez-Málaga hubo de todo menos debate político. El resumen: un Pleno sin contenido y de poco interés para la ciudadanía. Prueba de ello, fue que muchos de los puntos contemplados en el Orden del Día se aprobaron por unanimidad y casi sin debate alguno en cuanto a la cuestión que debía centrar el asunto, desviándose, eso sí, a todo tipo de insultos y descalificaciones. Tanto Rincón como Bonilla, Bonilla como Rincón, crisparon el ambiente en el Consistorio. A la alcaldesa, María Salomé Arroyo, se le fue la cita de las manos.

    ¡Menudas amistades!

  • Rincón acusó a Delgado de ser muy amigo de los del ‘Caso Malaya’ diciéndole incluso que podrían llamarle a declarar puesto que ya había comenzado el juicio. Bonilla sacó a la luz una fotografía del líder torreño con el promotor de Córdoba Rafael Gómez, popularmente conocido como Sandokán (año 2006). "¿Usted se cree que si yo hubiera hecho algo raro iba a estar yo aquí sentado? A mi no me va a asustar con una foto, el de la foto es usted, que tiene usted fotos con todos los procesados del caso Malaya, que son sus amigos, sus primos hermanos, sus cuñados…¡a bien que la fiesta…!" (fue interrumpido por la alcaldesa por agotar el tiempo de intervención).

    El coche oficial

    El coche oficial de Delgado en su época de alcalde también salió a la palestra. Manuel Rincón preguntó dónde lo aparcaba, qué hacía con él y por los gastos de gasolina. "Y si no, pregúntele al señor Claudio Morales, que ya vamos a decirlo aquí todo", comentó.

    Partirle la cara

    En una de sus intervenciones, el líder de la oposición pidió a la regidora "amparo". "Yo no insulto a nadie, no descalifico, no voy a entrar en la provocación ni descalificación, puedo ser más beligerante, más crítico pero no insulto". Bonilla basó sus palabras en que calificar a una persona de "incompetente" o "negligente" era una "valoración política". Una vez solicitada la ayuda a la regidora, se dirigió a Manuel Rincón diciéndole: "Quiere que yo sea uno más de los que le partan la cara y no lo va a conseguir. Todos los que han pasado por este Ayuntamiento lo han hecho pero de mí no lo va a conseguir".

    Mala gente

    Rincón, contundente y alterado se linchó con Bonilla: "El PP es buen partido y hay buena gente pero el que lleva el timón es muy malo. Eres muy mala gente, usted personalmente es mala gente, no el PP". Continuó el portavoz de los segregacionistas torreños diciendo que lo único que le quedaba era "quitarle la máscara a usted y a su cuñado". "Cuando usted quiera hablamos con la Policía a ver dónde llevaba usted el coche por la noche". (De nuevo, el coche oficial) A esto, Delgado Bonilla, exclamó: ¡Lo que tengo yo que aguantar de un delincuente!, palabras que, aunque no estaba el micrófono abierto, sí pudieron oírse con claridad en la Sala por los asistentes que acudían a tan lamentable espectáculo.

    En los baños…

    Momentos más tarde, fue el propio Manuel Rincón quien corroboró que Bonilla le había llamado delincuente con claridad. "En presencia de mi concejal Checa Fajardo, estaba en el servicio haciendo sus necesidades él y yo y Bonilla me ha llamado delincuente, es un artista, en distancias cortas me llama delincuente. A ver si mi concejal es capaz de arremeter y decir que usted me ha llamado delincuente. Es un artista para los juzgados y para cambiarse de partido".Aún así, Bonilla aseguró que él no era quien crispaba el ambiente y que ya estaba harto de "aguantar este tipo de humillación, y me contengo". Momentos antes, tildó a miembros del Gobierno de haber mirado para otro lado, haber sido pasivos, y de haber actuado con "corruptela" en relación al Caso Ipanema.

    Relaciones sentimentales

    Salvador Marín tampoco quiso quedarse atrás en el ‘ring’ de los insultos y también tuvo su momento de Gloria, siendo tal vez el más lamentable de todos. Preguntado por Delgado Bonilla sobre los criterios que se habían llevado a cabo para la contratación en Emvipsa de Zuleica Ramírez, compañera sentimental del secretario local de IU, José Luís Alcón, y de otras personas, respondió con alusiones personales fuera de tono y de lugar, evadiendo, de forma descarada, la pregunta. Finalmente, para completar la faena, Marín se encaró con el público que preguntó por unas bocas de incendio de La Villa, llegando incluso a amenazar a uno de los asistentes al que dijo: "No me señales con el dedo a mi, eh? vayamos a…" Arroyo levantó la Sesión Plenaria.

    En fin, insultos variopintos para todos los gustos y nada claro.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.