50 años con la ilusión y esfuerzo de Isidoro Rivas Díaz

308
  • Rivas nace de la ilusión. Esta tradicional empresa, de origen familiar y muy conocida por todos en Torre del Mar y Vélez-Málaga, se ha hecho un hueco muy especial, desde que hace ya medio siglo se pusiera la primera piedra, allá por 1960, cuando el esfuerzo del entrañable Isidoro Rivas Díaz puso en pie un proyecto que cumple nada menos que 50 años entre los torreños, y constituye un ejemplo distintivo de calidad y garantía. “Este es un negocio familiar que empezó mi padre que se ha mantenido con los años gracias al trabajo de la familia y al cariño de la gente”, afirma Isidoro Rivas Silva, hijo del fundador y que, junto a sus hermanos, perpetúa un establecimiento que habla por sí solo.
    La andadura de Rivas tuvo como primer escalón la cerrajería, inicio con el que empezó a cuajar su prestigio y al que sucedió las ventanas de aluminio. Hoy se ha consolidado con una amplia gama de productos y un servicio de reparación de primer nivel.
    La empresa alcanza el medio centenar de años con la ilusión del primer día, porque, como asegura Isidoro Rivas, “sin ella es imposible conseguir que esto perdure”. Este concepto, unido a la innegable dedicación de los hijos de Isidoro Rivas Díaz, constituyen los pilares sobre los que se asienta un comercio que forma parte del imaginario de Torre del Mar.
    Rivas domina todo el sector del aluminio: ventanas de PVC, aluminio o aluminio-madera, a lo que hay que añadir cierres de cristal, persianas, toldos o mamparas, así como un completo servicio de reparación.
    La huella
    En 1960, Isidoro Rivas Díaz puso en marcha Rivas. “Mi padre fue un empresario torreño con muchas miras de futuro, incansable, y que siempre colaboró con la gente de Torre del Mar”, narra su hijo Isidoro. Hoy, la calle en la que se ubica Rivas, donde hace 50 años todo comenzó, lleva el nombre de su padre. Según hemos podido conocer, se prepara alguna sorpresa por el medio siglo.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre