Los vecinos de la calle Pozos Dulces claman por el lamentable estado de la zona

- Publicidad -
  • “Veo las exposiciones del Ayuntamiento, donde ponen las calles que han arreglado de Vélez, pero ahí no aparece Pozos Dulces, ¿es qué nosotros no somos vecinos de Vélez-Málaga?”. A la vista del estado que revela este enclave de la capital de la Axarquía, con desperfectos y un proceso de restauración a distintos niveles inacabado, parecería que no lo son realmente. Los vecinos de la calle Pozos Dulces del municipio de Vélez-Málaga llevan soportando, según sus testimonios, desde finales del mes de enero la paralización de una obra que afecta a los 150 metros aproximadamente por los que se extiende esta localización. La calle se encuentra totalmente cerrada al tráfico rodado.
    “Esta calle está fatal, está la obra parada y aquí no viene un alma desde hace más de 5 meses”, resume José Jurado el malestar general, y, revela, “he hablado con personal de la empresa y dicen que no les pagan”. Tras la vivienda de José encontramos un terreno sin asfaltar y en el que sobresalen hierros, lo que representa un grave riesgo, como confirma el propio vecino. “Yo me he caído dos o tres veces ya, aquí vivimos muchas personas mayores y niños, y es que no se puede tener esto así”, asevera. Con esa misma superficie colinda el inmueble de Encarnación Fernández, que nos explica su situación. “Tengo un niño pequeño, de 5 años, y es que fíjate como está la calle, fatal”. Según narra esta vecina, “todo empezó a finales de enero, levantaron toda la calle y lo han dejado así”. “Hasta hace poco dejaron todo el alcantarillado totalmente abierto”, advirtió, asunto muy criticado por el conjunto de los inquilinos de la zona. “El olor es insoportable”, apunta uno de los afectados.
    Al parecer, las quejas de los vecinos de Pozos Dulces han surtido poco efecto. “Hemos ido unas pocas veces al Ayuntamiento, a hablar con el concejal de Infraestructuras, Salvador Marín, y con la Policía Local y esto sigue igual”, manifiesta Francisco Vergara, que cuenta que “esta mañana creo que ha mandado el Ayuntamiento al encargado a tapar una rejilla de alcantarilla, porque este olor y la suciedad que hay pueden provocar hasta enfermedades”. “Marín ya ni nos atiende”, dijo Loli Garcia, otra vecina.

    Zanja
    En la parte alta de la calle nos encontramos una importante obertura en el terreno, en la que se puede observar el sistema de pluviales, tuberías incluídas, y que se encuentra estratégicamente rodeado de varias casas, en algunas de las cuales habitan ciudadanos de edad avanzada. La terminación del acerado también reviste deficiencias, ya que se encuentra al mismo nivel con algunas entradas de vivienda. Mientras tanto, los vecinos se hacen una y otra vez esta pregunta: “¿Somos ciudadanos de segunda?”.

  • - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.