“Resistiré mientras haya alguien que me escuche, me siento un privilegiado”

53
- Publicidad -
  • Antonio José Fernández es una de las voces flamencas más reconocidas del panorama axárquico y malagueño. Este veleño lleva décadas dedicado al cante y ha conseguido éxitos en distintas provincias de Andalucía. Afortunadamente para los aficionados, le queda mucho por delante, ya que, asegura, “hasta que el cuerpo aguante no lo dejaré”. Con diversos proyectos en mente de cara al verano, ahora le podemos oir en el Mesón Limonar 9, en la Avenida Pablo Iglesias, donde se ha granjeado el cariño de los clientes gracias a su potencial como artista y a su gran simpatía. En esta entrevista nos habla de la coyuntura actual del flamenco, al que, como afirma, también le afecta la crisis, no obstante, está convencido de que “nunca desaparecerá”, dado que posee un público “totalmente consolidado” y que “ama el cante”. Él es uno de ellos, no deja de manifestarlo allá donde va y lo revela meridianamente claro en estas páginas.

    ¿Cómo está el flamenco, según un experto en la materia?
    Vivo, muy vivo, va evolucionando. Yo, particularmente, siempre lo he dicho, soy un privilegiado entre los aficionados. He visitado muchos sitios de Andalucía, provincias como Córdoba o Sevilla, y tengo que reconocer que he tenido mucha suerte.

  • ¿Dónde podemos ver a Antonio José Fernández?
    Todos los primeros sábados de mes asisto al Mesón Limonar 9 de Vélez, en la Avenida Pablo Iglesias, donde viene mucha gente que me apoya. Me acompañan siempre artistas de fuera, sobre todo de Málaga. Es un lugar con una acústica estupenda y buena gastronomía. Siempre estamos dos cantaores y una guitarra. Han estado algunas figuras como Antonio de Canillas y otras muy importantes. Creo que es la primera vez que durante un año tiene continuidad un espacio así.

    Siempre volvemos a lo mismo, qué pasa con el aficionado…
    Tienes mucha razón. Somos muy buenos aficionados al cante, nos encanta, pero se organizan cosas y no vamos nadie. No sé exactamente por lo que es, si es por comodidad, por celillos… todo esto tenemos que enterrarlo. En Vélez hay lugares bonitos para disfrutar, por ejemplo, la Catedral del Flamenco, la Peña Niño de Vélez, que mensualmente hacen los segundos sábados una olla flamenca, con gente de gran nivel.

    ¿También al flamenco le sacude la crisis?
    Cuando hay crisis la hay en todos los sectores. Ayuntamientos, peñas, asociaciones… todas pasan un mal momento, pero se va avanzando poco a poco. El día 17 actúo en Periana, y el pasado día 10 estuve en el bar de Paco Hijano, en un encuentro muy bonito de flamenco. Luego hay perspectivas de varios eventos, en municipios de la Axarquía. Normalmente en las fiestas y verbenas de los pueblos se recurre más a los cantaores, dicen que somos más baratos, yo tengo la fama, por ejemplo, de ser barato (risas).
    ¿Son más baratos?
    A ver, suele ser así, pero por poco que se sea artista de primera línea, el coste es alto. Aunque el flamenco siempre ha sido un arte de minorías, no vamos a descubrirlo ahora. No somos como esos cantantes que llenan plazas de toros, pero tenemos nuestro público y esta experiencia se vive muy intensamente.

    Tantos años dedicado a esto, ¿no te hacen mella?
    Sarna con gusto no pica, yo tengo la afición desde niño. Es verdad que cuesta salir de aquí, los viajes de noche, pero afortunadamente hay personas que me apoyan y por ello, como te digo, me siento privilegiado. Tengo la suerte de actuar en peñas, festivales… el flamenco es mi pasión, y es un arte que no morirá nunca. Ahora es una época mala, pero el flamenco sigue ahí, es cultura de nuestra tierra… y la prueba está en que sale gente joven muy buena. Si me apuras, el flamenco hoy es Patrimonio de la Humanidad.

    Insisto, ¿vamos a tener Antonio José Fernández para rato?
    Mientras haya quien me apoye y quien me escuche, para mí es una satisfacción ver que la gente repite, que vienen a verme y se llevan a amigos. Esto es algo muy de agradecer.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre