Tiempos de recesión

101
  • Nos encontramos en unas de las peores situaciones desde que comenzó ésta crisis. La prima de riesgo española se dispara hasta alcanzar un máximo histórico de 500 puntos básicos y nuestra bolsa está bajo mínimos. Supuestamente, nos comentan que con los recortes que están practicando nos ganaremos a los mercados, hecho que aún se espera que se consiga ya que por ahora los mercados ya no saben a que atenerse, ya que ellos quieren ver que se aplican dichas medidas de activación. Lo único real es que la finalidad de dichos recortes es la de conseguir el objetivo de déficit, que en el caso español, es el más ambicioso de la zona Euro.
    Y entre todo esto nos encontramos con la siguiente declaración de la Señora Angela Merkel: “La austeridad por sí sola no resolverá la crisis”. Muchos pensarán que lo disimula bastante bien. Otros se preguntarán: ¿Y por qué no resolverá la crisis, la famosa austeridad, cuándo todos los líderes mundiales llevan un tiempo apostando por ella?
    Porque en épocas de recesión es altamente peligroso realizar recortes sin poner en práctica medidas de activación de la actividad económica, ya que se puede llegar a hundir la economía de nuestro país. Los expertos creen que la caída será del 3% del PIB debido a la aplicación de dichos recortes, ya que, ésta actuación en años de recesión, se obtiene la pérdida de confianza de los inversores, se aumentan los costes de financiación y se agrava, aún más, la depresión de nuestra economía. Unos de los mayores problemas de nuestro país y que no aparece tanto en la prensa es la situación del Mercado Interbancario. Los bancos españoles están en un serio problema, ya que nadie se fía de ellos. Tienen incapacidad para encontrar financiación en el mercado interbancario. Además, nuestros bancos realizan compras masivas de bonos soberanos debido a la “barra libre” de liquidez del Banco Central Europeo, lo que le hace un flaco favor a la reapertura del crédito a las pequeñas y medianas empresas españolas.
    Según las declaraciones de la Señora Merkel, parece que está pensando, ahora, la posibilidad de ser más flexible, para que no se hundan las economías periféricas debido al decrecimiento y al gran porcentaje de desempleo que poseen dichos países. Si la Unión Europea quiere realmente salvar el euro debería estar buscando un camino alternativo. Puede probar realizando más políticas monetarias expansionistas, en forma de buena disposición por parte del Banco Central Europeo para aceptar una inflación algo más elevada y la necesidad de políticas fiscales más expansionistas. Incluso con éstas políticas, España, Grecia, Portugal, Irlanda, Italia pasarían tiempos difíciles pero existiría alguna esperanza de recuperación.
    Pero la realidad es totalmente contraria, y los líderes europeos no están dando ningún tipo de flexibilidad. Se observa que es muy complicado que se decidan a tomar acciones a favor del crecimiento y del empleo, ya que se empeñan en aplicar la austeridad fiscal para resolver todos los problemas.

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.