“Mis obras pretenden mostrar al público la intensidad de Andalucía y la Axarquía”

- Publicidad -
  • Una valenciana apasionada de la Axarquía. Así podemos definir a Mayte Gárriga Esquerdo, artista que vive desde 1988 en Nerja con su familia y que expone, por segunda vez en su vida, una recopilación de sus trabajos en la Casa del Apero de Frigiliana, precisamente uno de los municipios cuyos enclaves sirven de modelo para su recreación pictórica. En estas ocasiones, suele ser habitual acudir a sus familiares más cercanos para adentrarnos en la introspectiva de la autora, pero, en esta ocasión, sucede que tanto su marido como su hija forman parte de la muestra, que permanece abierta al público desde el pasado día 2 de octubre y se prolongará hasta el 30 del mismo mes. En esencia, lo expuesto en la sala del Apero de Frigiliana confluye en un universo de formas, colores y paisajes. Podemos encontrar desde el bello imaginario natural de nuestros entornos, con municipios como Frigiliana, Arenas, Canillas de Aceituno o Nerja, entre otros, hasta la sinuosidad y preciosísmo visual del azulejo andalusí. Además, toma parte una nueva perspectiva, la que ofrece la hija de Mayte, Luisa, enamorada de la fotografía que en su recorrido por países como Italia o Japón ha concebido instantáneas de poderoso impacto que hoy podemos ver en la muestra. Esta familia, inquieta y activa por igual, nos ofrece un variopinto muestrario de sensaciones a través de paisajes, escenas cotidianas y otros escenarios.

    Una exposición familiar no es algo usual, pero primero quería hacerle una pregunta. ¿Qué lleva a una valenciana a la comarca de la Axarquía?
    Nos encantó cuando vinimos hace más de veinte años y decidimos quedarnos. Vivimos en Nerja desde 1988.

  • Madre artista, padre artista… ¡y también la hija!
    Es algo atípico, pero gracioso. Ha sido una experiencia muy divertida, cada uno ha hecho lo que más le gusta y atrae, ha sido interesante conjuntar todos nuestros trabajos. Y para nada es rutina, se puede discutir sobre algún tema familiar en un momento dado, pero se comparten momentos alegres.

    ¿Cuál es el contenido de esta exposición?
    En primer lugar, la motivación de la muestra es reflejar que la vida es muy corta, y hay que aprovechar cada momento, compartir tu vida y tu actividad con las personas que quieres. Eso es lo que hacemos en general en nuestra familia. No somos profesionales, simplemente hemos querido mostrar nuesto cariño y compartirlo.

    ¿Contribuye esta iniciativa a reforzar los lazos familiares?
    Pues sí, también, pero lo hace en general, permite intercambiar impresiones con los demás, conocer sus puntos de vista.

    Además, el trasfondo de ‘Pinceles y píxeles’ es solidario. ¿En qué consiste?
    Pues yo soy voluntaria en CUDECA desde hace años, entonces, soy consciente del trabajo que se hace. Son personas que dedican su tiempo a los demás, les escuchan, se vuelcan con ellos… por ello vamos a destinar el 15% de los beneficios de la venta de las piezas a esta institución. Por ahora no va mal, hemos vendido ocho obras.

    ¿Cuál es la temática?
    La verdad es que es muy variada. En las obras en blanco y negro, por ejemplo, se busca sacar la densidad de la luz en parcelas de sombra. Casi todo está ubicado en la Axarquía. Hay callejones, plazas o rincones de localidades, ferias, gente… casi todo es andaluz, está Córdoba o Granada -incluída la Alhambra-, pero también Nerja, Salares, Arenas, La Molineta (Frigiliana), Frigiliana… en fin, son pueblos blancos y la intensidad de lo andaluz. Normalmente me inspiro en fotografías, porque no siempre puedo desplazarme hasta el lugar.

    ¿Es este un buen escaparate de la Axarquía?
    Diría más bien de todo lo andaluz, de la intensidad de Andalucía.

    Vemos algunas imágenes de azulejos y otros elementos.
    Sí, a mi marido le gusta ahondar en el detalle de los azulejos nazaríes, tiene una paciencia enorme, yo no podría hacerlo, pero él disfruta siguiendo un entrelazado que muchas veces no sabes a donde va. También es al óleo.

    Las fotos son sorprendentes…
    A mi hija le ha encantado desde hace años la fotografía. Es una colección donde prima la comida, le encanta plasmarla. Ella ha estado estudiando en Italia y viajó a Japón, así que se recrea los placeres de momentos golosos.

    ¿Hay proyectos pendientes?
    Siempre hay algo. Somos de “me apetece hacer esto, si sale, bien, si no, a otra cosa”.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.