Alcaucín combina la promoción del turismo activo con la puesta en valor de su legado histórico

262
  • El municipio de Alcaucín se asienta en el Parque Natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama. Un enclave envidiable para la práctica del turismo activo y para desconectar de la ciudad. Cuenta con el área recreativa El Alcázar, uno de los espacios medioambientales más visitados de Málaga. Desde él, se pueden hacer variadas rutas senderistas de diferente dificultad y duración siendo la más conocida la de la Maroma, la cima más alta de la provincia con 2.069 metros de altitud. Pero es que además, la localidad cuenta con un importante legado histórico que alcanza desde el Paleolítico Inferior, a la llegada de los musulmanes hasta los Reyes Católicos.
    “Estamos trabajando para poder hacer una realidad el Centro de Interpretación del Neanderthal. Hay que tener en cuenta que tenemos uno de los yacimientos más importantes de este periodo. También queremos poner en valor el Castillo de Zalia ya que nuestro deseo es que algún día pudiese ser visitable”, ha expresado la alcaldesa, Ágata González quien ha explicado que fue una fortaleza árabe conquistada por los Reyes Católicos en 1487 y reconvertida en prisión obispado tras la Guerra de las Alpujarras.
    “Contamos con múltiples posibilidades para el turismo activo, de deporte y aventura o para los amantes de la flora y la fauna; tenemos historia, una amplia red de alojamientos rurales y buenos restaurantes, pero sin duda, el mejor patrimonio es el de nuestros vecinos y vecinas. Ellos se implican en cada actividad o evento que organizamos en el pueblo otorgándole un plus a esa fiesta. La hospitalidad y la implicación son también características que hay que tener en cuenta a la hora de elegir unas vacaciones”, ha apuntado González.
    Sobre estas fiestas ha hablado la edil que lleva este área, Mónica Martín quien ha citado la Fiesta de la Castaña para el 1 de noviembre “en la que son los propios vecinos y vecinas las que se encargan de asarlas y de hacer los dulces típicos de la festividad”. Pero además, a lo largo del año cuentan con otras celebraciones como San Sebastián o San Isidro y la Feria de Agosto. También es muy conocido el Festival de Cante Flamenco.
    De su entramado urbano, la edil de Turismo, Sara Matés, ha destacado la iglesia de Nuestra Señora del Rosario edificada en el siglo XVII y en la parte más alta del pueblo, la ermita Jesús del Calvario del siglo XVIII “desde donde se divisan unas panorámicas espectaculares”. Otros lugares de gran belleza agreste son los farallones del Tajo de la Cueva, el Morón de la Cuña, la Loma de las Monjas y Las Majadas que fueron baños de aguas sulfurosas y ferrosas.
    Entre las curiosidades, la edil de Turismo ha resaltado la fuente de los cinco caños de la que emana agua sin interrupción en verano fresquita y en invierno templada. Dicen que ese manantial nuca se ha secado y cuenta la leyenda que la persona que bebe del caño de en medio se casará con alguien de la villa. La otra es la de la Ciudad de Zalia que se encontraba en la mesa del mismo nombre a las puertas del paso de Zafarraya, y que hay historiadores que la identifican con la ciudad fenicia de Tágara y otros con la mítica Odiseya.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre