El Consejo de Gobierno aprueba el Decreto Ley de bajada de impuestos para el impulso de la actividad económica

- Publicidad -
  • El Consejo de Gobierno ha aprobado un Decreto Ley por el que se modifica el Texto Refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de tributos cedidos, aprobado por Decreto legislativo 1/2018, de 19 de junio, para el impulso y dinamización de la actividad económica, mediante la supresión, en la práctica, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, una bajada del IRPF y beneficios fiscales para familias numerosasempresas y autónomos en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

    Con este decreto ley, el Gobierno persigue un doble objetivo: colocar a Andalucía entre las comunidades autónomas con una fiscalidad más baja y generar condiciones que favorezcan la dinamización de la economía, dotando a las familias y los emprendedores de una mayor liquidez, lo que se traducirá en mayor consumo y mayor inversión y, en consecuencia, sirva de palanca para potenciar un escenario de creación de empleo. El Gobierno andaluz ha considerado necesario acometer una reforma fiscal estructural que fundamente la confianza del inversor potencial.

    Esta reforma y su consecuente reducción de impuestos se aplicarán de forma progresiva para garantizar la sostenibilidad financiera. El coste de la medida para las arcas andaluzas será de 10,7 millones de euros en 2019.

  • Así, ha aprobado una bonificación al 99% en la cuota del impuesto de Sucesiones y Donaciones para los grupos de parentesco I y II.

    Respecto al tramo autonómico del IRPF, la Junta ha acordado que, en cuatro años, el tipo máximo bajará tres puntos y, de forma progresiva, se reducirá el gravamen en todos los tramos.

    Así, el primer tramo de renta pasará del 10% al 9,5%; se unifican los tramos entre 20.200 y 28.000 euros –que tributa al 15%– y entre 28.000 y 35.000 euros –que tributa al 16,5%–, en uno solo, de modo que entre 20.200 y 35.200 euros se tributará al 15%; los tramos comprendidos entre 35.200 y 60.000 euros se integran, pasando de tributar del 19% al 18,5%; y el tramo a partir de 60.000 euros pasará del 23,5% al 22,5%. Es el último tramo –ya que se elimina el tramo para rentas a partir de 120.000 euros–, por lo que el tipo impositivo máximo pasa del 25,5% al 22,5%.

    La bajada del IRPF se llevará a cabo, de forma progresiva, mediante una disposición transitoria, a lo largo de los ejercicios 2019 a 2023, cuando será «plenamente efectiva». El primer tramo de la tarifa –las rentas más bajas– empezará a reducirse para el ejercicio 2019 y alcanzará su tributación definitiva en 2020. Esta bajada del IRPF no tendrá impacto en la recaudación en Andalucía hasta 2021, según ha anunciado el Gobierno de la Junta.

    A partir de 2023, cuando se complete la reforma del IRPF que se aplicará de manera progresiva, la Junta devolverá a los trabajadores, pensionistas y autónomos andaluces 149 millones de euros anuales.

    Para los impuestos de Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO) y Actos Jurídicos Documentados (AJD) se establece un tipo reducido para las familias numerosas en la compra de su vivienda habitual, siempre que ésta no supere el valor de 180.000 euros.

    El tipo aplicable en las TPO pasa del 8% al 3,5%, y el que se aplicable en los AJD –escrituras y documentos notariales– pasa del 1,5% al 0,1%. Ambos impuestos son incompatibles, ya que se paga TPO si la vivienda es de segunda mano o AJD+IVA si se trata de una vivienda nueva.

    Por otro lado, las empresas pueden optar a la hora de tributar la compra de inmuebles por hacerlo a través del IVA o bien, acogiéndose a la exención del IVA prevista por la ley, a través del Impuesto del ITP.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.