La regulación española sobre las tragaperras

1203
  • La gran eclosión en estos últimos quince años de los juegos a través de Internet como apuestas deportivas, casino, póquer o bingo se mantuvo durante un buen tiempo en un limbo legal y administrativo que dió como resultado el que un importante número de empresas internacionales del sector pudiesen operar en el mercado español sin ningún tipo de regulación al respecto de sus actividades. Esta situación, unida al crecimiento del número de usuarios en nuestro país gracias en buena parte a las enormes inversiones en publicidad hechas por las empresas de juego online, hizo necesario el establecer nuevos mecanismos de regulación que finalmente desembocaron en la aprobación y entrada en vigor en mayo de 2011 de la llamada Ley de Regulación del Juego, así como en la creación de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). El objetivo de la ley era claro: establecer una serie de parámetros legales para el amparo y protección jurídica de todos los actores participantes en la actividad del juego online en España, incluyendo la protección de los jugadores, el juego limpio y transparencia con los pagos, el evitar el acceso de menores de edad, evitar el blanqueo de capitales o ofrecer ayuda para la ludopatía.

    Entre todos los diferentes juegos que conforman la oferta lúdica que los operadores ofrecen a sus usuarios al registrarse en sus webs, pronto empezó a destacar el juego de las tragaperras para aumentar al máximo las ganancias se han introducido muchas versiones, también conocidas por su denominación en inglés: slots. Actualmente se puede jugar a máquinas tragaperras  de 3 rodillos, de 5 rodillos, o de más rodillos. Cada rodillo contiene una serie de símbolos de una temática concreta. Existen máquinas de muchas temáticas diferentes: las clásicas frutas eran las usadas en las primeras versiones de las tragaperras, pero hoy en día proliferan temáticas que comprenden desde el mundo del deporte, pasando por grandes éxitos de Hollywood o diferentes superhéroes. Los premios se consiguen al conseguir una determinada combinación de símbolos tras girar los rodillos, con diferentes premios dependiendo de la combinación ganadora. Además, son muchas ya las tragaperras que ofrecen lo que se conoce como bote progresivo, es decir, poder conseguir importantes sumas de dinero en un solo premio como resultado de la acumulación de un bote. En definitiva, las máquinas tragaperras son y a buen seguro seguirán siendo una de las más populares opciones (sino la que más) de entre la variedad de productos a los que el usuario puede optar entre los distintos juegos de casino.

     

  • Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here