Un negociador de la Policía Nacional persuade a un agresor para que deponga su actitud y salga del inmueble de forma pacífica

225
  • Agentes de la Policía Nacional han detenido  en Málaga a un joven de 25 años y nacionalidad española como presunto responsable de un intento de homicidio. El presunto agresor, que se encerró en su vivienda con un arma blanca tras apuñalar a un vecino, fue detenido a raíz de la mediación de un agente negociador de la Policía Nacional.

    Los hechos que motivaron la actuación policial ocurrieron a media tarde del pasado lunes 21. Una vecina de la capital alertaba a la Sala del 091 de que al llegar a su casa había encontrado a su pareja sentimental herida por arma blanca.

    Inmediatamente se desplazó hasta la vivienda, sita en calle Záncara, una dotación de la Policía Nacional que pudo comprobar la veracidad de los hechos. En el lugar se personaron además los servicios sanitarios que atendieron a la víctima y la trasladaron hasta el Hospital Carlos de Haya donde fue intervenida de las lesiones que había sufrido.

  • Según las investigaciones, esa tarde, cuando la víctima se encontraba sola en su domicilio, un hombre llamó a la puerta preguntando por su pareja sentimental. Al pensar que se trataba de un familiar, le facilitó la entrada. Acto seguido, el visitante, sin motivo aparente, extrajo un arma blanca que portaba oculta en la cintura hiriendo al morador en el cuello y en el pecho. Por último huyó del lugar dejando herida y sola a la víctima.

    Con objeto de detenerle, debido a la conducta violenta del hombre y ante el temor de que pudiera atentar contra su vida o la de terceros, los agentes pusieron en marcha el protocolo establecido para estos casos

    Fruto de las primeras pesquisas los agentes identificaron a un hombre de 25 años como el presunto autor material. Establecido el operativo oportuno para la localización del agresor, los investigadores localizaron al presunto autor en su vivienda, lugar en el que se encerró momentos después de cometer la agresión y del que se negaba a salir.

    Con objeto de detenerle, debido a la conducta violenta del hombre y ante el temor de que pudiera atentar contra su vida o la de terceros, los agentes pusieron en marcha el protocolo establecido para estos casos. Así, solicitaron de la autoridad judicial competente el preceptivo mandamiento de entrada, así como la personación de un negociador de la Policía Nacional que contactó con el sospechoso.

    El agente negociador convenció al presunto agresor para que depusiera su actitud y saliera del inmueble de forma pacífica sin incidente alguno. De esta manera, sobre las 22:30 horas, el operativo finalizó con la detención del presunto agresor.

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre