El Vélez se lleva el derbi por la mínima (0-1)

224
  • saque inicio vélez cf rincón

    A estas alturas de la temporada, cualquier resultado que sume es positivo. Da igual que sea por la mínima, de penalti o con escándalo arbitral. A las arcas deportivas del Vélez le vale todo y para muestra, un botón. El derbi axárquico de la categoría, que venía de vuelta este domingo, se saldó con un ajustado cero a uno, de penalti y muchos sustos para los de Lucas Cazorla, que terminaron pidiendo la hora y se fueron con el máximo premio tras el gol de David Moreno.

    Viajaba el Vélez al Francisco Romero con la seguridad de que cualquier parecido con el encuentro de la primera vuelta sería pura coincidencia. Así fue. Porque los de Francis Bravo no iban a dejar pasar la oportunidad de revancha que el fútbol les ponía por delante y porque el Vélez, a estas alturas, sigue siendo uno de los rivales a batir. De hecho, sobre el sintético rinconero, se vio más enchufado al Rincón que al Vélez, y eso tiene su historia. La radiografía que el bueno de Bravo había sacado al Vélez de las últimas semanas, las bajas y lo recortado en dimensiones de su feudo eran propicios para la sorpresa. Y casi la dio. El tema es que enfrente tiene a un técnico que tampoco da puntada sin hilo, que con los mimbres que tiene hace canastos y que no lleva media liga arriba por pura coincidencia, sino por todo lo contrario.

  • Las bajas, clave en la racanería del Vélez de las últimas semanas, de nuevo marcaba la convocatoria y el once inicial de los veleños. Por ello que una vez más Cazorla se veía en la tesitura de hacer encaje de bolillos para cuadrar un once a su gusto. Iparraguirre, Damián, Nacho, Adrián,Oli, Arturo, David Moreno, Joseíto, Diego, Vergara y Fernando Gallego, un unce de nuevo en garantías y sin el máximo valedor de lo que es el Vélez en parte este año, Guerra, que se volvió a quedar en casa por lesión. El Rincón, por su parte, se ponía las mejores galas con Mario, Vega, García, Noguera, Miguel, González, Javier López, Alberto, Capitán, José y Miguel Morales, un plantel que a la postre mereció más que irse de vacío de este duelo comarcal.

    Como era de esperar, fueron los veleños quienes arrancaron el choque con las ganas intactas de balón. Pero el Francisco Romero es un campo complicado, duro y ajustado en su longitud, lo que permite pasar de área a área de manera fugaz. Es quizá esto lo que desconcierta un poco a los veleños, que necesitan hacer su fútbol para dar esa imagen de calma tensa que se ve en los buenos partidos. Fue el caso y como decimos, el Vélez comenzaba decidido, con el temple que le impone Cazorla a las citas importantes y un hombre, David Moreno, que se hace cada vez más imprescindible. Suya fue la jugada que en el ’17 propiciaba el cero a uno. Un penalti cometido por Mario, meta rinconero, y el posterior gol, colocado e imparable que al final valdría tres puntos. el protagonista relató el gol para DIARIO añadiendo que «por suerte me han hecho el penalti, he cogido el balón, tenía confianza, lo he tirado y he marcado».

    Con ese cero a uno y con alguna que otra llegada del Vélez, moría el equipo sólido y comenzaba a vulgarizarse, si puede emplearse el término, para describir lo que fue el partido para los visitantes. Eran los locales quienes ganaban en metros y posesión a un Vélez que perdió el físico para buscar la velocidad; que perdió el centro del campo y ganó enteros en una defensa santificada por Iparra y los palos, que actuaron en beneficio del Vélez para repeler goles que no subieron al marcador.

    La segunda mitad, de claro dominio rinconero, fue la que terminó desesperando a Francis Bravo. No era el día de los locales y estaba claro que el resultado, a estas alturas, iba a ser inamovible. El Vélez, mientras, a lo suyo. Y tuvo ocasión de sentenciar, aunque tampoco estaba la cosa como para arriesgar mucho arriba. Por ello, todo el fútbol comenzaba a concentrarse en la primera línea de cuartos, cerca de la meta de un Vélez que terminó pidiendo la hora. Mucho más tras la expulsión de Arturo, en el ’86, que dejó con diez a los suyos en un descuento eterno. Y se le puso mal de verdad la cosa a los de Cazorla, que no terminaban de entender la complicidad de un partido que tenía como improvisadio protagonista a un rival que navega en la zona templada de la tabla. La explicación, quizá, estuvo en la fe, las ganas y la pájara de buen juego, que no de juego y efectividad, de un Vélez que cumplió, eso sí, y que no pierde comba arriba.

    La victoria no le sirve para entrar entre los cuatro primeros, pero sí que le mantiene vivo dentro de una pelea que no cesa y que aguarda el premio gordo el próximo domingo ante un rival directísimo, el Loja Club Deportivo.

    FICHA DEL PARTIDO
    Club Deportivo Rincón de la Victoria: Mario, Villegas (Miguelito 56′), Acosta, Noguera, Miguel, Miguel Ángel, Javi López, Adal, Pepe Capitán, Semi Ramirez (Alberto López 60′) y Morales (Kiko 68′).

    Vélez Club de Fútbol: Iparraguirre, Damián, Nacho, Lasly, Oli, Arturo, David Moreno (Luis Vázquez 83′), Joseíto (Montero 20′), Diego (Alex Pulga 77′), Vergara y Fernandito.
    Goles: 0-1, David Moreno de penalty (17′).

    Árbitro: Lopez Mora, Francisco Jesús (Linares). Amonestó por los locales a Miguel, Javi López, Acosta y Álex Delfín. Por los visitantes a Diego, Vergara, Nacho, Montero, Fernandito e Iparraguirre. Expulsó por los visitantes a Arturo (Doble amarilla 85′).

    Incidencias: Unos 500 espectadores.

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre